Willy Ramírez Chávarry

Acerca de Willy Ramírez Chávarry:

¿Y LA MOTIVACIÓN EN LA UNIVERSIDAD?

  • Fecha lunes 17 de julio del 2017
  • Fecha 3:00 am

Hace ya un tiempo que las universidades atraviesan una serie de procesos de adaptación al “nuevo mundo” y sus nuevas tecnologías. Hay que adaptar el conocimiento (motivo de la educación) y la educación misma (como forma de impartir y transmitir conocimientos) a los nuevos procesos típicos de una sociedad a la que no le caben elementos como “saber por saber”, “conocimiento como fin en sí mismo”, “darse el tiempo necesario para estudiar” y otros que tiene que ver con sacrificar parte de la vida para cumplir un objetivo a la vez. Los jóvenes de hoy en día están dirigidos por el mercado a lograr varias metas al mismo tiempo, deben ser capaces (y se les evalúa de esta manera en las empresas) de estudiar, trabajar, llevar a cabo actividades extraacadémicas y extralaborales (de simple esparcimiento o de “crecimiento personal”), tener una vida familiar y darse tiempo para los amigos, la pareja y las vacaciones; todo sin perder la calma y la paz interior y, por supuesto, la tan ansiada meta de la felicidad.

Pero, en medio de toda esta acción, ¿dónde queda el pensamiento?, ¿dónde dejamos lugar para aquello que sólo se puede lograr con la calma y el sosiego que resulta de detenerse a mirar atrás y “perder el tiempo” en repasar la vida de vez en cuando?, ¿será que de pronto la motivación de aprender —algo que resulta de repasar la vida de vez en cuando— una de esas cosas que podemos comprar pre-fabricadas para ahorrarnos el precioso tiempo que necesitamos para “vivir la vida”?

Confieso que, antes de criticar a la juventud como suelen hacer los opinólogos de la prensa apresurada, prefiero hacer un ejercicio de empatía: la vida hace un tiempo ni era tan acelerada, ni era tan competitiva, ni era tan violenta como hoy. El problema con el que se enfrentan los estudiantes es que viven acosados por la publicidad con mensajes fatalistas como: “si no estudias no llegarás a ningún parte”, “compite para demostrar que puede ser el mejor” o “aprovecha que ahora eres joven porque después no podrás lograr alcanzar tus metas”, antes de saber quiénes son, muchas veces recién cumplidos los 16 años, un adolescente debe decidir a qué se va a dedicar el resto de su vida, y la oferta de las universidades conmueve a los padres si promete “no perder el tiempo en estudios generales” sino “ir directamente a la carrera”.

Sin tiempo para conocerse ¿qué motivación propia para el estudio pueden tener los estudiantes? La experiencia docente exige dejar planteada esta pregunta para darle un poco más de tiempo (y espacio) a la respuesta adecuada. Sin embargo, para motivar un poco a las mentes que deberían pensar este problema voy a plantearlo de un modo un poco más sugerente: ¿son las universidades las responsables de ofertar no solo los conocimientos para afrontar la vida profesional sino la motivación para afrontar estos conocimientos?

 

 

ico-columnistas

Más artículos relacionados

Top
Juliana Oxenford: “Keiko Fujimori no sé con qué plata vive porque trabajo no tiene” [VÍDEO]

Juliana Oxenford: “Keiko Fujimori no sé con qué plata vive porque trabajo no tiene” [VÍDEO]