Alarma: Hospitales del Minsa están en cuidados intensivos

La salud pública está en cuidados intensivos. El desabastecimiento de medicamentos y los equipos obsoletos de la mayoría de hospitales públicos del país ponen en riesgo la vida de miles de pacientes de escasos recursos.

Así lo comprobó EXPRESO en un recorrido por diversos nosocomios de Lima y lo corroboró la Defensoría del Pueblo al inspeccionar 14 hospitales del Ministerio de Salud (Minsa), en donde se detectaron serias deficiencias.

Esa dramática situación alcanza quizá uno de sus niveles más críticos en el Servicio de Cirugía Plástica y Quemados del hospital Arzobispo Loayza, cuyo jefe, el doctor Walter Navarro, lamentó que en esa área solo haya 23 camas y, por lo tanto, mucha demanda insatisfecha, además que no se cuente con medicamentos e implementos para la atención de los pacientes.

“El hospital Loayza no tiene una unidad de quemados para adultos, siendo un referente nacional. Hace 10 años hemos advertido esa necesidad, pero nuestras autoridades políticas no han hecho nada, han distraído el dinero para otras cosas”, denunció el médico.

Navarro Murgueytio reveló a este diario que faltan guantes, sueros, gasas, entre otros implementos, para la atención de personas quemadas. Dijo que con cierta frecuencia se entera que los familiares de los pacientes, muchos de ellos provenientes de provincias alejadas, deben vender sus pequeñas propiedades, como chacras y ganado, para mantener con vida a sus parientes, pues pese a ser afiliados al Seguro Integral de Salud (SIS) y que ese sistema debería cubrir sus medicamentos, no lo hace.

“Hay mucha demanda insatisfecha porque, lamentablemente, los pacientes que han sufrido quemaduras tienen una larga estadía en el hospital”, afirmó. “No hay sangre para trasfusiones ni nutrientes. Siendo el hospital más importante, no hay medicinas”, agregó el galeno.

Remarcó que la atención médica “es A1, pero el problema son los implementos. No hay guantes, gasas, jeringas. No se puede trabajar así. Se te mueren los pacientes. Que el SIS lo cubre todo es una gran mentira”.

Recordó que después del incendio ocurrido en 2001 en Mesa Redonda, el hospital Loayza fue referente nacional por el tratamiento que se les brindó a los afectados.

PROCESO PENAL

“La responsabilidad de cómo está la salud ahora es del gobierno anterior. El culpable es el expresidente Ollanta Humala, a quien se le debe abrir un proceso penal por haber dejado la salud así”, sostuvo Walter Navarro. “Nunca antes el Perú ha tenido una salud tan deprimente”, sentenció el especialista.

Sobre el cuestionado Carlos Moreno, exjefe de Gastroenterología del hospital Loayza y hasta hace unos días asesor del presidente Pedro Pablo Kuczynski, Navarro contó que compraba lo que quería. “Él dirigía el área de Gastroenterología, pero, orgánicamente, dependía del jefe de Medicina Especializada. Sin embargo, nunca le rindió cuentas de nada. A este señor nadie le decía nada, esto no viene de ahora. Él tenía un gran poder”, relató.

¿PRIVATIZACIÓN?

El doctor Navarro está en contra de la privatización del sector Salud. Señaló que la privatización no es una buena opción porque se puede prestar a posibles casos de corrupción. “Atrás de todo esto hay grandes intereses”, comentó.

“En los hospitales hay espacio, infraestructura –deficiente quizá–, hay que equiparla mejor, pero se pueden mejorar las cosas si no hay corrupción”, afirmó.

Añadió que puede haber tres turnos en el hospital Loayza, mañana, tarde y noche. “Hay médicos que quisieran trabajar dos horarios si les pagan lo adecuado”, indicó.

SITUACIÓN INACEPTABLE

“Hemos detectado el desabastecimiento de medicamentos imprescindibles para la atención de emergencia en la mayoría de hospitales. Incluso nuestros comisionados han comprobado que en pleno acto médico u operaciones se les pide a los pacientes o sus familiares comprar sus medicinas o los implementos que se requieren”, afirmó, por su parte, el defensor del Pueblo, Walter Gutiérrez Camacho, tras la reciente visita a 14 hospitales del Minsa.

Reveló que en dicha supervisión, el propio personal médico de los hospitales reportó un alto nivel de obsolescencia de los equipos médicos. “La mayoría de equipos médicos superan los ocho años sin el mantenimiento o reemplazo, llegando incluso en algunos hospitales a superar los 15 años, cuando lo ideal son cinco; y lo peor es que en algunos casos han dejado de funcionar en pleno acto médico. Esto es inaceptable”, afirmó el funcionario luego de inspeccionar el hospital Dos de Mayo.

Gutiérrez también señaló que, incluso, existen hospitales que no cuentan con equipamiento fundamental, lo que fue reportado por personal médico del Minsa.

Debido a ello se llega al extremo de tener que alquilar camillas a terceros.

SUCURSAL DEL INFIERNO

En un recorrido por el hospital Loayza, EXPRESO comprobó que el infierno tiene una sucursal en el nosocomio de la avenida Alfonso Ugarte.

“Están atendiendo a mi mamá, ha tenido convulsiones. Todas las medicinas caras tuve que comprarlas afuera. También compré Tramadol, es para el dolor. El SIS debería darnos eso en forma gratuita, pero dicen que no hay. Hace unos minutos tuve que ir por unas cremas que me costaron S/ 180”, contó Juana Miranda, hija de una paciente de escasos recursos económicos.

“Tengo que comprar muchas medicinas. A veces voy a la farmacia del hospital y no hay lo que mi familiar necesita”, dijo, por su parte, la señora Angélica.

“Mi mamá entró al hospital hace varias horas. Nos están haciendo esperar demasiado, solo nos dieron la silla de ruedas porque mi madre en verdad está mal”, narró Katherine Salazar.

También encontramos a Mario Tipe. Un mes atrás publicamos su caso. Su hija había sufrido un accidente vehicular y la internaron en el Servicio de Quemados. Luego que su denuncia fuera publicada en EXPRESO, el personal del nosocomio trasladó a la joven a la Unidad de Cuidados Intensivos y le dieron las medicinas que requería.

Al reencontrarnos con don Mario, con voz temblorosa y entrecortada, nos dijo que su hija había muerto por falta de medicamentos y otros recursos. Su familia había vendido todo lo que tenía para mantenerla con vida; sin embargo, no pudieron salvarla.

EL DATO

ATENCIÓN AL 15%

La Defensoría del Pueblo expresó su preocupación por que uno de los hospitales más modernos de la capital, el Hospital de Villa El Salvador, de Nivel II, funciona solo al 15 % de su capacidad, y que por falta de personal –pese a estar bien equipado–, no lo hace las 24 horas, pues atiende a partir de las 8 de la mañana. “Por no ser considerado una Unidad Ejecutora, debe afrontar una serie de limitaciones”, denunció Walter Gutiérrez.

Noticias relacionadas

Noticias de una categoría relacionadas

Top