Abimael Guzmán: procurador Daniel Soria presenta demanda de amparo para no entregar cuerpo de sanguinario terrorista
Procurador Daniel Soria.
A+

El Procurador General del Estado, Daniel Soria Luján, presentó una demanda de amparo donde pide que el cuerpo del terrorista Abimael Guzmán Reinoso no sea entregado a los familiares y de disponga su inmediata cremación.

Todo esto, con el fin de salvaguardar el derecho a la paz de todos los peruanos y evitar que las víctimas del terrorismo sean «revictimizadas».

La demanda pide que el juez ordene a la Tercera Fiscalía Provincial Penal Corporativa del Callao que se abstenga de entregar los restos del fallecido Manuel Rubén Abimael Guzmán Reinoso a sus familiares y a la vez se disponga su cremación y su posterior traslado de forma reservada a un cinerario público común, en resguardo del orden constitucional.

Según expone la demanda de amparo presentada por Soria, hay amenaza de violación de los derechos colectivos o difusos a la paz y tranquilidad, y el derecho a la protección judicial de las víctimas del período de violencia en los años 1980 al 2000.

PUEDES VER: Idel Vexler: “Hay simpatizantes del senderismo en muchos sectores de la sociedad, especialmente en el magisterio”

El procurador argumenta que la función de protección de todos los derechos fundamentales constituye una obligación de todo el aparato estatal «quienes tenemos un rol de velar por estos intereses, en atención a la dimensión objetiva de los derechos fundamentales».

«No debemos olvidar el rol que cumplen los Procuradores públicos dentro del Estado Constitucional, pues, al contrario, a lo que muchos puedan sostener, su función se encuentra orientadas no solo a defender los intereses institucionales, sino también a coadyuvar en el rol que tiene el Estado en la tutela y protección de los derechos fundamentales», indicó Soria en el documento.

PUEDES VER: Vecinos exigen que se lleven los restos de Abimael Guzmán

Por otro lado, la demanda de amparo indica que «resulta constitucionalmente válido restringir la entrega de cadáveres a familiares de personas que en vida hayan sido condenadas por graves delitos de terrorismo, en aquellos casos, donde exista un riesgo real de que su tumba pueda constituir un lugar de culto que reivindique sus actos o sus ideologías».

Señaló también que la entrega del cuerpo del cabecilla senderista supone un riesgo objetivo a la paz y tranquilidad de todos los peruanos, esto puesto que su tumba podría ser usada como un lugar de culto para enaltecer sus crímenes en la medida de que representa el personaje más significativo de una ideología distorsionada, la cual despreciaba la vida de las personas con la finalidad de obtener poder a todo costo.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.