27 PNP resultaron heridos y hay daños materiales ocultos
A+

Al radicalizarse las protestas, con el lamentable saldo de dos jóvenes fallecidos, cuyas muertes aún están por esclarecer para el bien de la sociedad, la Policía Nacional fue la única institución que defendió las sedes del Poder Ejecutivo y del Poder Legislativo, que los revoltosos pretendían tomar infiltrándose en las marchas.

La gran mayoría de medios de comunicación afines al poder de turno, organizaciones no gubernamentales y numerosos colectivos solo han reclamado por las víctimas civiles, olvidando que los uniformados también pertenecen al pueblo.

Son 27 efectivos que, entre el pasado 12 y 14 de noviembre, resultaron seriamente heridos, y acabaron con quemaduras, cortes, contusiones, policontusos y fracturas. Nadie reclamó por ellos.

Veinte patrulleros también resultaron seriamente dañados por las turbas enfurecidas, los mismos que terminaron con parabrisas y lunas trizados. Las bombas molotov, bombardas y fuegos artificiales que se usaron contra los efectivos policiales también provocaron que los implementos, que sirven para proteger las vidas de los agentes policiales se pierdan. Medio centenar de escudos antimotines, igual cantidad de cascos fueron destrozados y quemados por los manifestantes.

Otro detalle, que los organizadores y difusores de estas marchas pretenden obviar, son los cuantiosos daños a la propiedad privada, debido a que la turba también destrozó a su paso cajeros automáticos, puertas, ventanas, pintas, postes de alumbrado público e incluso casetas de tránsito.

POR: JUAN PABLO CHIRITO

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a la versión digital, aquí.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.