Adriana Cassinelli: “Pandemia afectó presupuestos para personas con discapacidad” | ENTREVISTA
A+

Por Luigui Torres

La pandemia del nuevo coronavirus (Covid-19) alteró la vida y la cotidianidad en todo el mundo, y las personas con discapacidad no son una excepción. La realidad de este grupo de personas es más compleja, en términos laborales, porque las búsquedas están completamente paralizadas debido a que se encuentran dentro de la población de riesgo. Frente a ello, EXPRESO conversó con Adriana Cassinelli, especialista en temas de arquitectura inclusiva para personas con discapacidad.

-¿Cómo se viene promoviendo la inclusión laboral para las personas con discapacidad?

Hay una ley que pide un porcentaje para que las personas con discapacidad trabajen, pero esto no se cumple. La inclusión, en el tema laboral, enriquece mucho a las empresas. Y lo mismo en la educación, si las escuelas superiores incorporan a alumnos con diferentes habilidades intelectuales generarían un aporte en los demás.

-¿La pandemia complicó el proceso de inclusión?

Lo que ha hecho la pandemia es que muchos proyectos se queden en pausa. Muchas personas que estaban con el tema de sensibilización para abrir restaurantes y tiendas ya tenían el proyecto realizado, pero en este momento
de incertidumbre, el presupuesto se quedó en pausa. Lo mismo pasa con los nuevos talleres de inclusividad para personas con discapacidad, como la OMAPED, que es el organismo municipal para personas con discapacidad de cada municipio. Sus presupuestos han sido afectados porque se está mitigando el tema de la pandemia. Si bien es cierto, todavía estamos en un inicio de mejorar la sensibilidad, la pandemia ha afectado esa parte.

-¿Cuál es el porcentaje ideal que debemos tener como país para darle trabajo a este grupo de personas?

Debería ser distribuido. Así como luchamos para que la mujer tenga un porcentaje igualitario, hablamos también de porcentaje igualitario para todos. O sea, tener hombres, tener mujeres, tener personas con distintas habilidades
y forma de pensar, todo esto enriquece al aporte intelectual de un país. No deberíamos tener un porcentaje bajo, como dice la norma.

-En términos laborales, ¿nos encontramos lejos de ser un país inclusivo?

Pienso que sí. Si hablamos de inclusividad, además de personas con discapacidad, hablamos también de mujeres, hablamos de personas transgénero. Todavía no somos inclusivos. Ni siquiera somos inclusivos con las personas
de provincias, los encasillamos. Es una discriminación, no debería haber una norma, debería ser algo natural. Tenemos una ley muy débil para el tema laboral.

-¿Cuántas personas con discapacidad lograron conseguir un trabajo antes de la pandemia?

A pesar de que estaban bien preparados para insertarse en el mundo laboral, gracias a la OMAPED, las personas con discapacidad no tenían entrevistas. De 20, solo a 2 le dan oportunidad, es muy poco. Solo el -1% de personas con
discapacidad trabajaba antes de la pandemia.

SENSIBILIDAD

“El beneficio que se genera con la inclusión es que los alumnos con discapacidad se sensibilizan de manera natural. Lo que buscamos mucho es innovar a través de la creatividad. Con la inclusividad se genera un beneficio para todos”, sostuvo.

PERFIL

La arquitecta colegiada Adriana Cassinelli Doig es docente en la escuela de educación superior Toulouse
Lautrec. Tiene experiencia en talleres profesionales y desarrollo de proyectos de arquitectura inclusiva.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a la versión digital, aquí.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.