“Busquemos ser fieles al designio de Dios”
A+

El 15 de abril, el Papa Francisco nombró como nuevo Administrador Apostólico de la Diócesis del Callao a Monseñor Robert Francis Prevost O.S.A. En esta entrevista conoceremos un poco más sobre su trayectoria misionera y la nueva misión encargada por el Santo Padre en el Primer Puerto del Perú.

– ¿Cómo surge su vocación religiosa y sacerdotal?

Mi familia era muy practicante; mi papá era catequista, mi mamá participaba en varias actividades en la parroquia donde vivíamos. Además, los dos eran miembros del Movimiento de la Familia Cristiana, y entonces desde pequeño, yo tenía una experiencia muy bonita de distintas dimensiones de la vida parroquial. También fui acólito en la parroquia, y estudiaba en un colegio parroquial. Todas estas cosas seguramente contribuían a que yo en algún momento pensara en la posibilidad de ser sacerdote. Luego, como mi mamá era una cocinera muy buena, ¡frecuentemente nos visitaban los sacerdotes!

Luego, hay todo un capítulo sobre la opción que tomé, entre el seminario de la diócesis (Chicago), y el seminario de los agustinos. Pero eso lo dejaremos para otro momento.

-Usted tiene su primer acercamiento con el Perú en año 1985, desde esa fecha hasta hoy ¿cómo definiría su relación con este país?

En el año 1963, los agustinos desde los Estados Unidos tomaron la decisión de responder al llamado de San Juan XXIII, de enviar misioneros a América Latina. Toman la responsabilidad de la recientemente creada Prelatura (hoy diócesis) de Chulucanas. Así que desde mis primeros años en el seminario, yo tenía algo de conocimiento de la situación en el Perú; de lo que vivían los agustinos misioneros, y de la necesidad de seguir buscando a misioneros para ayudar en esta gran “aventura de fe”.

Cuando terminé mis estudios, el Obispo de Chulucanas, Mons. Juan McNabb, O.S.A., me invitó a venir al Perú, y acepté con gusto.

Poco a poco, iba aprendiendo más sobre la historia, la geografía, las tradiciones, las culturas del Perú (y sigo aprendiendo). Durante mis años en este país, he tenido la oportunidad de conocer muchos lugares en todo el territorio peruano, como la selva, sierra y costa. Con orgullo, me nacionalicé hace varios años, y estoy muy contento de poder decir que yo también soy peruano.

-¿Qué mensaje le podría ofrecer a los fieles del Callao? Y ¿Qué le pediría a cada uno de ellos?

En primer lugar, y especialmente por las circunstancias del mundo actual, con la pandemia del coronavirus, quiero pedir a todos su paciencia. Es difícil ser Iglesia, ser comunidad de los discípulos de Jesús, cuando no podemos reunirnos, no podemos conocernos personalmente, y no podemos “partir el pan”. Pero con el tiempo, y con el uso de medios tecnológicos, podremos ya empezar.

Luego, quiero invitar a todos a recordar las palabras de San Juan Pablo II, lo que escribió al inicio de este nuevo milenio, en la carta apostólica “Novo Millennio Ineunte”: “Hacer de la Iglesia la casa y la escuela de la comunión: éste es el gran desafío que tenemos ante nosotros en el milenio que comienza, si queremos ser fieles al designio de Dios y responder también a las profundas esperanzas del mundo” (n. 43). Todos juntos, cada persona, cada movimiento, hermandad, comunidad, parroquia, tenemos que hacer una profunda reflexión sobre el rol que tenemos como Iglesia en el mundo de hoy. Ser “escuela de comunión” significa que hemos aprendido vivir en la comunión.

Quiero invitar a todos a participar en este momento de la historia para poder lograr lo que el Espíritu pide de nosotros.

OBJETIVO

“Una abreviación de una frase de un sermón de san Agustín (Sobre los salmos, 127) se puede traducir como ‘aún siendo muchos, en el único Cristo, todos somos uno.’ La misión del obispo es de promover auténtica unidad entre todos los fieles”, dijo.

MISIÓN

“(…) Me parece que hay un testimonio muy grande, muy importante en la vida de todo cristiano: obedecer la voluntad de Dios que se manifiesta especialmente, a través de los pastores de la Iglesia y también en la comunidad. El Papa Francisco me pidió que asumiera esta nueva misión, y en el espíritu de obediencia, acepté”, sostuvo.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.