Cae policía que mató a su colega a balazos
A+

Luego de 14 meses del asesinato del suboficial de tercera PNP Jhonatan Machaca Arias (21), agentes de la División de Investigación de Homicidios de la Dirincri atraparon al autor del crimen, quien resultó ser un colega de la víctima.

El homicida es el suboficial de tercera PNP Forest Kevin Linares Colca (23), quien segó la vida del infortunado policía el 24 de marzo de 2017 al dispararle ocho balazos cuando se encontraban en la trocha carrozable de Las Colinas, en el sector Jicamarca, anexo 22, distrito de San Antonio, en la provincia de Huarochiri.

El criminal fue detenido en la sede de la Unidad de Servicios Especiales (USE) de la PNP, en la primera cuadra de la avenida Abancay, Cercado de Lima. El móvil del homicidio se mantiene en reserva.

Por las circunstancias de alevosía y ventaja en las cuales se perpetró el asesinato, la pena para Linares Colca sería la cadena perpetua, refirió una fuente policial. El infortunado trabajaba en el Escuadrón de Emergencia Sur 1.

Pese al hermetismo que guarda el comando de la PNP, se conoció que el autor del delito contra la vida estuvo preso en el centro penitenciario de Lurigancho desde el 9 de mayo hasta el 18 de octubre del año pasado por el presunto delito de receptación de objetos robados. En esos meses aún no se había establecido su participación en la muerte de su colega.

El Juzgado Provincial Penal de San Juan de Lurigancho, a pedido del Ministerio Público, ordenó su detención por 72 horas, tiempo dado a la División de Investigación de Homicidios de la Dirincri para profundizar las pesquisas, pues todavía no se ha esclarecido plenamente el móvil del crimen.

PISTOLA Y LLAMADAS

Forest Linares usó una pistola semiautomática, calibre 380, según casquillos recogidos y proyectiles extraídos del cadáver del infortunado suboficial, que recibió impactos en la cabeza y el tórax.

Testigos proporcionaron valiosa información para orientar las investigaciones. También ayudó el levantamiento del secreto de las comunicaciones en los teléfonos celulares y fijos del principal sospechoso, quien al ver descubierto confesó su delito.

Escrito por: José Vegas Carmen