Con 63 años de historia, su majestad la marinera

Desde 1986, la marinera es considerada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Nación.


Cadencia, energía, vitalidad, sensualidad y arte. La marinera es uno de los bailes más reconocidos del Perú, que, al son de la música y los aplausos, deleita al público en cualquier momento. Es la razón por la que muchos turistas nacionales y extranjeros viajan muy lejos de su ciudad para conocer las raíces de esta tradicional danza y averiguar dónde es que se baila mejor.

La marinera, en todas sus variantes regionales, es considerada Patrimonio Cultural de la Nación por el Instituto Nacional de Cultura del Perú (desde 1986). Su nombre se debe a que Abelardo Gamarra Rondó, famoso escritor nacional, la bautizó así en 1879 en medio del espíritu patriótico del país en aquella época.

Aunque es un baile tradicional peruano, representa también el encuentro de muchas culturas, como la española, amerindia y africana. En cuanto a su origen español, se refiere al baile llamado minué, en la época colonial del siglo XVII. Dicho baile era parte de las fiestas de antaño en casas de los ricos, en donde indios y africanos lo asimilaban y luego lo imitaban, pero a su estilo, con sonidos y ritmos más alegres.

MÁS INFORMACIÓN: Concurso Nacional de Marinera cambia de escenario y se traslada a Lima [VIDEO]

La marinera es un baile de pareja suelta mixta, el más conocido de la costa del Perú. Se caracteriza por el uso de pañuelos. Es un baile que proviene “de la jota aragonesa, de la zamacueca y de la chilena, y asume una connotación nacionalista para convertirse en una versión de música peruana con identidad propia”. Es una muestra del mestizaje hispano-indígena-africano, entre otros, y existen diversas teorías o corrientes sobre su origen y evolución.

Su nombre se debe a Abelardo Gamarra el Tunante, quien en marzo de 1879 rebautizó al baile “(conocido) con diferentes nombres; ​ tondero​ mozamala, resbalosa, baile de tierra, zajuriana y hasta (entonces más generalmente llamado) chilena” como ‘marinera‘.

El 30 de enero de 1986, las formas coreográficas y musicales de la marinera en todas sus variantes regionales fueron declaradas Patrimonio Cultural Inmaterial por el Instituto Nacional de Cultura del Perú (INC), ​ siendo esta la primera declaratoria de este orden otorgado por el Estado peruano. En 2012, el Congreso de la República del Perú declaró celebrar el Día de la Marinera el 7 de octubre, día del nacimiento de Augusto Ascuez Villanueva (1892-1985), uno de sus principales intérpretes.

Evolución histórica

Según el músico y compositor chileno de la época José Zapiola, la zamacueca habría llegado a Chile proveniente del Perú entre 1824 y 1825. Con el tiempo, habría adquirido modalidades y características propias, y se habría transformado en una variante local.  ​ Hacia el final de la Guerra contra la Confederación Perú-boliviana (1836-1839), junto con las tropas chilenas del Ejercito Unido Restaurador ​ la “zamacueca chilena” llegó al Perú, donde se convirtió en la forma más popular durante las décadas de 1860 y de 1870, ​ y se hizo conocida entonces como “chilena”.

El sábado 8 de marzo de 1879 (antes de la declaratoria de la Guerra del Pacífico) (6 de abril de 1879), en su columna ‘Crónica local’ del diario El Nacional, Abelardo Gamarra el Tunante reseñó el bautismo de los bailes llamados ‘chilenas’ como ‘marineras’

Existe un debate respecto a las distintas influencias y vertientes que dieron origen a esta danza, las cuales son: la corriente peruanista, baile exclusivamente de origen nacional; la corriente hispanista, inspirada en bailes virreinales de salón; y la corriente africanista, danza de ascendencia afroperuana.

Dos décadas más tarde, en la sección ‘El baile nacional’ de su libro Rasgos de pluma (1899), Gamarra señaló: El baile popular de nuestro tiempo, se conoce con diferentes nombres,​ se le llama tondero, mozamala, resbalosa,​ baile de tierra, zajuriana y hasta el 79 era más generalizado llamarlo chilena; fuimos nosotros los que creímos impropio mantener en boca del pueblo y en momentos de expansión semejante título, y sin acuerdo de ningún Consejo de Ministros, y después de meditar en el presente título, resolvimos sustituir el nombre de chilena por el de marinera.

Entre fines del siglo XIX e inicios del XX, el apelativo ‘chilena’ siguió usándose; sin embargo, con la Guerra del Pacífico​ (1879-1884), la ocupación de Lima (1881-1883) y la aparición hacia 1890 de la llamada ‘Guardia Vieja’, terminó por imponerse definitivamente el nombre de “marinera”, que fue declarada baile nacional.

Las primeras marineras

Las primeras marineras fueron publicadas en el diario El Nacional en marzo de 1879: el día 8, ‘La Antofagasta’ (puerto boliviano ocupado por Chile en esos días), escrita por el Tunante con música de Nicanor Núñez del Prado; y el día 15, Ciruelas de Chile), escrita y musicalizada por José Alvarado (Alvaradito). ​

En tanto, la primera marinera compuesta para ser cantada con acompañamiento de piano se creó en 1892 con el nombre de La concheperla, con letra del Tunante y música de Alvaradito. Su partitura fue transcrita por Rosa Mercedes Ayarza.

Esta corriente sostiene que este baile es exclusivamente peruano. El historiador peruano Rómulo Cúneo Vidal indica que la zamacueca era una danza de descanso, cuyo nombre proviene del quechua zawani, que significa baile del día de descanso y que zamiquiqui era el descanso campesino luego de una semana de trabajo durante el Virreinato del Perú. Sus afirmaciones se respaldan en huacos de las culturas mochica e inca donde la mujer tiene la mano en la cintura y el hombre la mano en la espalda, además, ambos sostienen un bolso o pañuelo.

Esta corriente sostiene que la marinera estaría inspirada en los bailes virreinales de salón como el minué, cuadrilla, rigodón, los que fueron copiados por la servidumbre y luego el pueblo. Las melodías, los tonos, la guitarra y el arpa conforman el aporte hispánico al baile.

Los ritmos europeos como el fandango y las cashuas permitieron la creación de la sajuriana chilena, el zambo venezolano, el cielo o cielito gaucho rioplatense, el bambuco granadino, el amor fino ecuatoriano y el toro mata peruano.

El argentino Carlos Vega argumenta que la zamacueca nace en 1610 en el barrio de Malambo (ubicado en el limeño distrito del Rímac), indicando que es una danza de pareja suelta, picaresca y donde los bailarines usan un pañuelo en la mano.

MARINERA
 

Esta corriente sostiene que su origen es afroperuano puesto que han sido zambos y negros los principales danzantes recordando los bailes africanos. La denominación “zamacueca” provendría de “zamba clueca” donde la “zamba” (mujer mestiza negro/amerindio) realiza movimientos como una gallina “clueca” que ha puesto un huevo. El músico y poeta Nicomedes Santa Cruz indica que la denominación proviene de “samba” y “cuque” dialecto de kimbundo que significa: “venia para empezar el lundú”.

A inicios de 1800 el baile se llamaba ‘zamba’ y luego ‘zamacueca’, que los africanistas consideran el origen de la marinera y otros bailes como la ‘mozamala’, la ‘cueca’, el ‘baile del pañuelito’.

El costumbrista Fernando Romero indica que el baile colonial llamado ‘zamba’ realizado por bozales y mulatos es la madre de la zamacueca y abuela de la marinera. El investigador José Durand sustenta que la zamacueca sería la madre de la marinera.

Variantes de la marinera

La marinera posee variantes en la costa, sierra y selva del Perú. Las principales variantes son: ​ la marinera limeña, la marinera norteña, y la marinera de los pueblos del sur del Perú.

Marinera limeña, Es elegante, cadenciosa y usa un pañuelo. Puede interpretarse en tono musical mayor o menor. La marinera de contrapunto o “canto de jarana” suele constar de tres cuartetas, resbalosa y fuga (puede ser más de una). La marinera limeña es un baile de salón que comparte con las otras variantes una estructura común, compuesta por la primera, segunda y tercera jarana, resbalosa y fuga. ​

La vestimenta de la marinera limeña destaca por su elegancia y sobriedad. La pieza principal es un vestido de mangas abombadas confeccionado en seda, raso o material similar que se extiende hasta la altura de los tobillos. No es casual su semejanza a la vestimenta de la cueca chilena, dado que ambos bailes tienen un origen común.

La parte superior de la prenda se inicia con un discreto escote que mantiene totalmente cubierto el busto, para continuar ceñido al cuerpo hasta el inicio de las caderas. La parte inferior o falda tiene un vuelo bastante amplio, pero que no llega a tener el volumen del vestido de la marinera norteña o puneña.

La bailarina debe llevar una enagua o fustán de raso o satén bajo el vestido. Dicha prenda interior quedará parcialmente expuesta durante el baile, ya sea con el movimiento cadencioso o al momento de remangar en forma coqueta el faldón del vestido.

Es obligatorio el uso del pañuelo (el cual se lleva en la mano) y de calzado (generalmente zapatos de tacón alto).

El peinado de la marinera limeña destaca por su sencillez, pues basta con recoger los cabellos hacia atrás, utilizando un moño. No obstante, es aceptado el uso de accesorios de adorno.

Marinera norteña

Adquirió características de bailes coloniales de nativos norteños. En la marinera norteña el hombre baila con zapatos, en cambio la mujer, que representa a la campesina, no los usa. Con los ensayos y la práctica constante las plantas de los pies de las bailarinas se curten y endurecen y pueden bailar descalzas sobre suelos irregulares, pedregosos, muy ásperos y con frecuencia extremadamente calientes sin que esto afecte la calidad del baile, algo muy apreciado por el público y que para ellas es motivo de gran orgullo. Como lo indica el conocido refrán “mientras peor el suelo, mejor la bailarina”.

La marinera en el norte (departamentos de Lambayeque, La Libertad, Piura y otros) es ágil, elegante, libre, alegre y espontánea, mostrando durante todo el baile un coloquio amoroso en el cual la dama coquetea con picardía, astucia e inteligencia expresando su afectividad, mientras el varón galantea, acompaña, acecha y conquista a su pareja. Este mensaje se desarrolla durante la ejecución del baile y es necesario que sea cantada como en el caso de la “Limeña”, aunque también se puede bailar con banda de músicos. Se trata de un baile de contrapunto donde el varón y la dama deberán demostrar su destreza y habilidad.

En Puno, la marinera es una danza de carácter carnavalesco; con movimientos muy cadenciosos, danzadas una a continuación de otra. La primera, de características similares a otras marineras ejecutadas a lo largo del Perú pero originada en la ciudad de Puno, seguida de un huayno pandillero o pandilla.

La marinera arequipeña tiene un aire más lento con respecto a las marineras norteña y limeña, en el aspecto musical propiamente dicho. Un ejemplo claro de ellas las tenemos en: “Natividad del alma” y “La Traidora”. No está demás agregar que la marinera arequipeña tiene una música algo más melancólica que las norteñas y limeñas, en contraste flagrante con sus letras que son, por lo general, pícaras, alegres y hasta desinhibidas.

Marineras andinas o serranas. Tiene más influencia andina. Generalmente en tono menor, con movimientos lentos, se repite dos veces y termina en fuga de huayno o pampeña. Tiene más elementos de mixtura (mestizaje) tanto en sus pasos como en el vestuario e instrumentos, tales como Cajamarca, Ayacucho, Ancash, Cusco, etc. Todas tienen tanto semejanzas como diferencias entre sí, dependiendo de las influencias españolas y andinas de cada sector o región.

Marinera con caballo peruano de paso, la marinera es el baile nacional del Perú, y su ejecución busca hacerse con derroche de gracia, picardía y destreza. Por su parte, el caballo peruano de paso   es una raza equina surgida durante el Virreinato en el Perú, cuyos ejemplares tienen naturalmente un trote peculiar.

El Estado otorgó el nombre de Capital Nacional de la Marinera a la ciudad de Trujillo. Debido a esto, el Concurso Nacional de Marinera se realiza en enero cada año en esta ciudad, organizado por el Club Libertad.

Día Nacional de la Marinera

Se celebra cada 7 de octubre en conmemoración al nacimiento de uno de los mayores intérpretes de este baile: Augusto Áscuez Villanueva; y también como antesala para el Día de la Marina de Guerra del Perú (8 de octubre). En este día se puede disfrutar de diversas actividades dentro del programa cultural que elabora el Gobierno.

Otro evento fue el Concurso Nacional de Marinera Limeña, el cual se llevó a cabo en el Parque de la Exposición y que otorgó premios por más de 5 mil soles, trofeos, medallas y diplomas. Cabe recalcar que también se realizan actividades gastronómicas en donde se puede degustar de los más ricos platillos del norte del Perú, provenientes de lugares en donde este baile es un símbolo del turismo.

LO MEJOR DE ACTUALIDAD: 

Fray Vásquez y la historia no contada de su entrega: tuvo una hija con Katicza Blanco desde la clandestinidad

Contraloría identifica delito penal en caso Machu Picchu

Sunarp detalla que peruanos podrán inscribir poderes consulares desde EE.UU., Suiza, Brasil, Australia y Chile

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookXInstagram, TikTok y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.