Confesiones de un Chavín de Huántar: “Evadir la muerte es un milagro cuando combates con el terrorismo”

"Nuestro deseo era regresar con vida a casa", manifestó el heroico comando.

  • Fecha Lunes 22 de Abril del 2019
  • Fecha 3:21 pm



“Nunca fue fácil luchar contra el terror, pero había una misión que cumplir: defender la patria. Siempre supimos que nos llamarían para enfrentarnos a los emerretistas que ingresaron a la Residencia del Embajador de Japón en diciembre de 1996”, fueron las palabras que nos contó un combatiente contra el terrorismo de los años 90.

Se trata de un “comando Chavín de Huántar que el 22 abril de 1997 ingresó a la Residencia del Embajador de Japón, para liberar al Perú de los rezagos del terrorismo, específicamente del Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA), que tuvo en cautiverio a más de 70 personas.

TAMBIÉN PUEDES VER: PIONEROS SON LA ‘GUARDIA DORADA’ DE QUISPE PALOMINO

A este personaje, que solo lo llamaremos “comando”, lo encontramos en algún lugar de Lima y esta es parte de su historia.

“Me entere de los hechos ocurridos en la Residencia del Embajador Japonés cuando retornaba a Lima de una zona de emergencia. Venía a pasar Navidad y Año Nuevo con mi familia, pero la radio daba la noticia de lo que en ese momento se denominaba un atentado. Ya sabía que iba a ser llamado, algunos de mis compañeros que me acompañaban en ese viaje de retorno a Lima, nos veíamos las caras, todos éramos uno en nombre del Perú contra el terrorismo”.

¿Cuantos días pasaron desde que llegaste a Lima hasta que fuiste llamado?

“Horas, llegué a mi hogar, vi a mi esposa embarazada de mi menor hijo, miraba al espejo y solo contaba los segundos del reloj. Pasé esa Navidad en el entrenamiento para rescatar a los rehenes de la residencia. Con decirte que la noche de Año Nuevo de 1996 para 1997, nuestro deseo era regresar con vida a casa”.

¿Cómo fueron aquellos días en el hoy museo de Chorrillos, donde se daban los entrenamientos?

“Al inicio no sabíamos que día, cuando íbamos a operar para rescatar a los rehenes, pasaban los días escuchábamos la radio, no teníamos celulares, solo un teléfono fijo donde llamábamos a nuestras familias. Les decíamos a nuestras esposas, a nuestros hijos, a nuestros padres que teníamos un deber con el país, para que ellos y las futuras generaciones vivieran en paz. No era una misión de gloria, era una misión por la paz del Perú”.

¿Te sentiste cerca de la muerte?

“Siempre, cuando combates al terrorismo, lo único cierto es que coqueteas con la muerte, evadirla es un milagro de día tras día”.

¿Cómo tomas la versión de que Kenji Fujimori ayudaba a planear la operación de rescate?

“Esa versión nunca la escuché, adentro del planeamiento. Lo que sí es cierto es que Kenji Fujimori, en su condición de congresista nos ayudó a todos los comandos Chavín de Huántar, para que nuestros hijos tuvieran acceso a la educación universitaria, pero que Kenji Fujimori participará del planeamiento, eso es un mito, simplemente eso”.

¿Ustedes le rinden homenaje a los comandos Valer y Jiménez caídos en la operación Chavín de Huántar?

“Tenemos nuestros propios protocolos, rendimos homenaje a nuestros hermanos caídos”.

Los juicios que llegaron después del año 2000 por las supuestas matanzas extrajudiciales como las toman?

“Intervinieron personas que no tienen la más mínima idea de lo que significa una operación militar. A mí me interrogaron en más de una oportunidad en el Poder Judicial y tuve que responder en más de una vez a quien tomaba mi manifestación: `¿Usted sabe lo que es una operación militar? ¿Ha estado en una zona de emergencia donde su vida corre peligro?’. Las personas que se metieron a hablar o criticar no tienen idea de lo que hablan, se ve que son personas que no pasan de un café de habladurías”.

Por: Vladimir Rendón Acat

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.










Top
La verdadera historia de los ‘Cuellos Blancos’

La verdadera historia de los ‘Cuellos Blancos’