Caso Ana Estrada: Corte Superior de Justicia de Lima aprueba eutanasia
A+

El Décimo Primer Juzgado Constitucional de la Corte Superior de Justicia de Lima ordena al Ministerio de Salud y a EsSalud respetar la decisión de Ana Estrada Ugarte, de poner fin a su vida a través del procedimiento técnico de la eutanasia.

El expediente 00573-2020-0-1801-JR-DC-11 declara fundada en parte la demanda interpuesta por la Defensoría del Pueblo, en beneficio Estrada Ugarte, contra el Ministerio de Justicia, el Ministerio de Salud y el Seguro Social de Salud del Perú, EsSalud, al considerarse afectados los derechos a la dignidad.

“Se declara inaplicable el artículo 112° del Código Penal vigente, para el caso de doña Ana Estrada Ugarte; por lo que los sujetos activos no podrán ser procesados, siempre que los actos tendientes a su muerte en condiciones dignas se practiquen de manera institucional y sujeta al control de su legalidad, en el tiempo y oportunidad que lo especifique; en tanto ella no puede hacerlo por sí misma”, se lee en el fallo.

PUEDES VER | La eutanasia en manos de la Justicia peruana

Como se recuerda, el pasado 07 de enero, se llevó a cabo la audiencia a cargo del titular del 11° Juzgado Constitucional de la Corte Superior de Lima en donde se analizó la acción de amparo interpuesta por la Defensoría del Pueblo a favor de Ana Estrada, quien solicitó el acceso legal a la eutanasia y que quienes la asistan no sean perseguidos penalmente.

En el Perú, la eutanasia u ‘homicidio piadoso’ se encuentra como delito tipificado en el artículo 1112 del Código Penal y se sanciona con hasta 3 años de cárcel “al que, por piedad, mata a un enfermo incurable que le solicita de manera expresa y consciente para poner fin a sus intolerables dolores”.

CASO

Estrada fue diagnosticada a los 12 años de polimiositis, un enfermedad incurable y degenerativa que deteriora progresivamente sus capacidades motoras paralizándole casi todos los músculos del cuerpo. A los 20, ya necesitaba desplazarse en silla de ruedas y, en la actualidad, solo puede mover algunos dedos y los músculos de la cara.

La psicóloga demanda al Estado que prevalezca su derecho a morir con dignidad, pues no quiere ver cuando su vida se convierta en un “infierno” por las escaras y amputaciones.

PUEDES VER | Ana Estrada: «Quiero la libertad de elegir cuándo, cómo y dónde morir’’

“No quiero estar atada las 24 horas a una cama, ni soportar dolorosas úlceras en la piel, que se profundizan hasta ver los huesos y que supuran pus. Eso solo sería el comienzo de sendas infecciones, más medios invasivos y amputaciones y no moriré. Este infierno será eterno y mi mente estará totalmente lúcida para vivir cada dolor en una cama de hospital sola y queriendo morir”, señala en su blog Ana Busca la Muerte Digna.

EXPEDIENTE

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a la versión digital, aquí.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook, Twitter Instagram.