Denuncian a Lavalle y Morán por organización criminal
A+

POR JANET LEIVA 

La situación legal del exministro del Interior Carlos Morán y del ex comandante general de la Policía Nacional (PNP) José Luis Lavalle podría complicarse si la fiscal de la Nación Zoraida Ávalos acepta la denuncia por una supuesta colusión para favorecer con ascensos a oficiales en retiro.

El coronel PNP (r) Julio César Flores denunció ante la titular del Ministerio Público que Morán sería el líder de la supuesta red criminal enquistada en el Ministerio del Interior y la PNP durante el gobierno de Martín Vizcarra y que al descubrirse una serie de hechos estos deben investigarse.

En la denuncia se detalla que los mencionados exfuncionarios, así como el exdirector de Inteligencia del Mininter (Digimin) José Luis Gil Becerra, el exdirector de la Oficina de Asesoría Jurídica del Mininter, David Napurí Guzmán, y el exjefe de Recursos Humanos de la PNP, José Luis Cueva Velarde, serían parte de esta red.

Según Flores, habrían incurrido en el delito de organización criminal agravada, fraude procesal, falsedad ideológica, falsa declaración en procedimiento administrativo, delito de tráfico de influencias y otros.

En el documento enviado a Ávalos, el denunciante detalla que de manera sincronizada el 19, 22, 29 y 31 de octubre de 2018 consiguieron enquistarse en altos puestos claves y estratégicos de la administración pública (Morán, Lavalle, Napuri y Gil) y que coincidentemente dejaron sus puestos el 25 de abril de 2020.

Agrega que los oficiales ocuparon sus cargos durante año y medio desde donde concertadamente se dividieron diversas tareas y funciones con estamentos policiales de menor nivel para el otorgamiento ilegal e ilegítimo de ascensos de oficiales PNP utilizando la modalidad de “Acción Distinguida”.

IMPUTACIONES

Según la denuncia, en 2010, en el operativo “Leo XXXII” efectuado en el Frente Policial Huallaga, donde se capturó a los terroristas alias “Stalin” y “Rubén”, tal situación fue aprovechada por el entonces mayor PNP Gil Becerra para solicitar su ascenso al grado inmediato por “Acción Distinguida”.

Esta petición del exdirector de la Digimin, quien participó en el operativo, fue desestimada por los altos mandos. Sin embargo, continuó tramitando su ascenso cada año a través de los procesos anuales en la PNP y no lo obtuvo, siendo pasado al retiro por renovación de cuadros en 2016.

A casi año y medio del retiro de Gil en la PNP, se nombró como ministro del Interior a Morán en el 2018. Entre los oficiales existía una amistad, pues ambos habían integrado el Grupo Especial de Inteligencia (GEIN) de la Dirección Contra el Terrorismo (Dircote) y fueron directivos en la Asociación de Oficiales PIP (Aopip).

En ese contexto, dada la cercanía entre los oficiales, Morán dispuso nombrar a Gil Becerra en el puesto de confianza al mando de la Digimin el 18 de octubre de 2018, al parecer sin contar con el grado jerárquico para ocupar el puesto y dirigir a personal que tenía mayor rango dentro de la institución policial.

Para Flores se habría cometido una irregularidad, pues pese a que Gil se encontraba en situación de retiro como mayor PNP, Morán hizo lo posible para se le ascendiera al grado de comandante. Sostiene que, para realizar tal maniobra, concertó con el abogado y ex jefe de asesoría jurídica Napurí Delgado y que para tales efectos habría existido la coordinación directa con Lavalle Santa Cruz, ex comandante general de la PNP.

Con el informe 09-2019-DIRREHUMPNP/DIVPNIBPP-DEPINC el 16 de julio del 2019 se dispuso el ascenso excepcional de Gil por acción meritoria y la causal de “Acción Distinguida” al haber participado en la operación “Leo XXXII 2010”, la cual se produjo 10 años atrás. Y por principio de igualdad además se produjo el ascenso de 34 suboficiales que participaron en el operativo del Frente Policial Huallaga. Tras ese sustento, Morán emitió una resolución visada por Lavalle y Napurí para otorgar el 9 de septiembre de 2010 el ascenso a Gil con eficacia anticipada.

Flores advirtió que Gil, al asumir el cargo, emitió una orden para dejar sin efecto la RM 1035-2015IN/PNP del 31 de diciembre de 2015 donde se le pasaba al retiro con el grado de mayor PNP y que esta se varíe para que su retiro se haga con el grado de comandante. Tal petición fue aceptada por Morán con la resolución RM 0412020-IN del 13 de enero de 2020. Para Flores esta es una condición falsa, pues Gil nunca fue comandante de la PNP en actividad y, por lo tanto, resulta imposible que su retiro se realice con el grado de comandante. “Se cierra con ello un circuito delictivo en las más altas esferas del poder en el sector Interior y de la Policía Nacional”, señala el denunciante.

PROCEDIMIENTO INEXISTENTE

Según el denunciante, bajo esa misma modalidad, Morán y Lavalle ascendieron al comandante Jems Puma Castro al mismo grado por acción distinguida al participar en el operativo “Leo XXXII 2010” hace más de 10 años. “Bajo un procedimiento administrativo inexistente y sin cumplir con el requisito legal de ‘enfrentamiento armado’”, señaló Flores.

REQUISITO

El art. 26 de la Ley 28857 para el régimen del personal PNP señala que el requisito indispensable para la causal de “acción distinguida” prospera cuando el policía hace una demostración de valor, arrojo y sacrificio, exponiendo la vida o la integridad física en el denominado “enfrentamiento armado”. Para el ascenso de Gil Becerra se dejó sin efecto la hoja de estudio y opinión 263-012 DIRGEN PNP /EMP OFIPRO y el acta 87-2015-JCOM/PNP que en su momento negaron el ascenso al exdirector de la Digimin.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a la versión digital, aquí.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.