Denunciarán a hermanos por delito de peligro común

Por el presunto delito de peligro común con subsecuentes lesiones  serán denunciados el contador Lenín Alexander (40) y su hermana, la odontóloga Claudia Rocío Benites Aguirre (44), quienes hicieron detonar dos artefactos explosivos el martes en la clínica Ricardo Palma, en San Isidro, provocando lesiones en 35 personas.

Ambos hermanos se encuentran en estado grave en la unidad de cuidados intensivos del citado nosocomio tras sufrir fracturas y quemaduras en diversas partes del cuerpo.

Ellos emprendieron una batalla legal contra la clínica Ricardo Palma desde la muerte de su madre, Victoria Aguirre Oviedo (72), ocurrida en 2011, pues consideran que el deceso se produjo por una negligencia de los médicos de ese establecimiento de salud.

Doña Victoria siguió un tratamiento de cuatro años en ese sanatorio, pues padecía una enfermedad cerebral.

“La familia inició un juicio contra la clínica al parecer con fallo desfavorable”, detalló una fuente de la Policía Nacional.

El esposo de la infortunada, Alejandro Benites Gómez (81), ahora tendrá a su lado solo a su hijo, el odontólogo Percy Iván (47).

La Dirección de Seguridad del Estado formulará el atestado policial respectivo contra la pareja de hermanos que colocó los explosivos.

OTROS DELITOS

El abogado penalista Luis Lamas Puccio sostuvo que los hermanos Benites podrían ser procesados por homicidio calificado en grado de tentativa, cuya pena es de entre 15 y 35 años de cárcel, porque al utilizar explosivos pusieron en grave riesgo la vida de varias personas. Además, se les podría denunciar por lesiones graves consumadas (entre 15 y 25 años de prisión), indicó el especialista.

SEGURIDAD

Un detective encargado de las investigaciones comentó a EXPRESO que la clínica Ricardo Palma ha fallado clamorosamente en sus medidas de seguridad, inclusive el sistema de cámara de videovigilancia no funcionaba. Ello permitió que los hermanos ingresaran sin ningún problema con las mochilas que llevaban las cargas explosivas.

PIDE REABRIR INVESTIGACIÓN 

Percy Benites, hermano mayor de los autores de las explosiones en la clínica Ricardo Palma, declaró ayer que no justifica el acto de venganza perpetrado por Claudia y Lenin Benites, pero pidió reabrir la investigación contra dicho establecimiento de salud por la presunta negligencia médica que habría provocado por la muerte de su madre Victoria Aguirre Oviedo.

“Lamentablemente me han sorprendido. Me han pagado mal después de tanto esfuerzo”, señaló Benites al referirse a sus hermanos.

Relató que, tras una larga gestión, Indecopi ha impuesto a la clínica Ricardo Palma una multa equivalente a 96 UIT (S/ 398,400) por no haber determinado la enfermedad, por no haber dado tratamiento, por no haber brindado cuidados postoperatorios y por dar información errónea sobre la salud de Aguirre Oviedo.

“Esto no se consigue así nomás, esto es un pronunciamiento de Indecopi, de SuSalud, de la Defensoría del Pueblo y de Transparencia. Esto no cae del cielo”, manifestó al agregar que, en cambio, él solo recibió 36 soles por trámites administrativos de la denuncia.

“Mi hermana Claudia hacía la guardia a mi madre durante seis días a la semana. Dormía en el suelo, controlando a las enfermeras. Mi madre murió en sus manos, definitivamente la afectó psicológicamente. Ella ha estado en tratamiento desde el año 2012 hasta ahora”, relató.

JOSÉ VEGAS CARMEN