El nuevo impuesto al juego en Perú complica el avance de la industria

El nuevo impuesto al juego en Perú complica el avance de la industria
  • Fecha Miércoles 11 de Septiembre del 2019
  • Fecha 12:38 pm

Perú sigue en su lucha por obtener una regulación del juego online que sea justa y que se convierta en el marco legal ideal para frenar las prácticas fraudulentas. Latinoamérica demuestra ser un mercado con mucho futuro con más de 18 millones de jugadores aproximadamente, lo que se traduce en un 3% de la población total. En otros continentes como Europa la situación está regularizada y controlada, sin embargo, en el sur del territorio americano está costando más de lo debido. Colombia es el ejemplo a seguir, Argentina un país donde queda mucho por hacer, y Perú la esperanza de que el avance es posible.

El juego offline, es decir, todo lo que tiene que ver con los casinos físicos, ya cuenta con su normativa aprobada, pero son los casinos online los que más la necesitarían puesto que, a día de hoy, cualquier jugador residente en nuestro país puede jugar en cualquier casino en línea, ya sea con base en el Perú o en cualquier país extranjero. Ya se ha establecido a la Dirección General de Juegos de Casino y Máquinas como el organismo que regulará sus actividades, pero ahora es necesario hacer una ley justa y con garantías de que el mercado pueda tener en torno a unas 16 licencias, que es con las que cuentan en Colombia, por ejemplo, donde las cosas se han hecho con mayor fluidez.

En noviembre de 2018 ya se aprobó un decreto por el que se necesitaría una licencia para poder operar de forma legal en Perú, aunque posteriormente hubo conflictos. El Gobierno modificó la Ley del Impuesto General a las Ventas y el Impuesto Selectivo al Consumo, más conocido como ISC. Los cambios establecían un nuevo impuesto sobre casinos y tragamonedas bastante duro y más patrimonial que recaudatorio, algo que rechazaron muchas voces importantes del poder político.

Este impuesto establece que las salas de juego tendrían que pagar por cada mesa o máquina en la que se haga al menos una apuesta mensual, independientemente de las ganancias obtenidas por la banca en esa apuesta. Incluso para las tragamonedas, tan populares en la región peruana, se establecerá un gravamen individual y se calculará tanto lo recaudado como lo entregado en premios de cada una de ellas. Algo que en un principio rechazó la Comisión de Constitución con una recomendación de derogación que se aceptó.

Finalmente, el impuesto se aprobó ignorando esa recomendación inicial. Un golpe importante para la industria del juego y para el Ejecutivo, que dejará de percibir US$130 millones si no se soluciona el problema. El monto de 83.000 tragamonedas y 18 salas de casino que a día de hoy operan en Perú podría reducirse con estas medidas. Medidas reglamentadas de momento a la espera de que se redacte la ley definitiva. En el momento en que eso ocurra, las webs ilegales serán historia y las licencias empezarán a tener vigor.



Top
Disturbios en Chile: incendian edificio del diario ‘El Mercurio’

Disturbios en Chile: incendian edificio del diario ‘El Mercurio’