Elevada producción de coca en Perú preocupa al mundo
A+

Las últimas declaraciones de la titular de la Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas (Devida), Carmen Masías Claux, en referencia a la producción real de hoja de coca en el Perú, han preocupado a la comunidad internacional debido a que en los últimos 10 años, Colombia y Perú se han turnado el puesto del país mayor productor en el mundo, según la BBC Mundo.

Y es que Masías corrigió los cálculos efectuados por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) y detalló que el Perú tiene 55,000 hectáreas cultivadas y no las 40,300 que había señalado el año pasado la UNODC.

“Lo que se hizo antes se hizo bien, pero nosotros hemos reajustado la metodología con la participación de las Naciones Unidas, y nos acercamos a una cifra mucho más real”, indicó Masías, tras añadir que lo peor que se puede hacer es tapar el Sol con un dedo.

Ello debido a que el Perú tiene un problema similar al colombiano. El 93 % de la superficie erradicada en los dos últimos años fue sembrada nuevamente con plantaciones de coca, la mayoría de ellas cultivadas en Valle de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro (Vraem).

De acuerdo a un informe periodístico, los municipios de esa zona dependen en un 96 % de los cultivos ilícitos de coca, razón por la que se debe reformular toda la estrategia, para conseguir reducir el excedente de coca, que se convierte en cocaína y llega a países europeos, señala León de la Torre, jefe de la delegación de la Unión Europea en Bolivia.

“PROBLEMA MUY SERIO”

Colombia, siempre según la citada publicación, “es el mayor productor de coca del mundo y –de acuerdo con el Departamento de Estado– el país de origen de más del 95 % de la cocaína que llega a Estados Unidos, el país en el mundo que más consume esa droga”.

Por ello, el hecho que se hayan duplicado los cultivos de la hoja en estos años ya llamó la atención a Washington, especialmente al subsecretario de la Oficina de Asuntos Internacionales sobre Narcóticos del Departamento de Estado de EE.UU., William Brownfield, quien ha calificado el problema de Colombia como “muy serio”.

“Estaré en Colombia las próximas semana y espero, como parte de un proceso interinstitucional más amplio, entablar serias discusiones con el gobierno de Colombia sobre esta cuestión”, señaló el funcionario desde Washington.

Al margen de las duras críticas a las fumigaciones aéreas, el experto Jeremy McDermott, director del sitio Insight Crime, semanas atrás ha llamado la atención sobre la zona de Putumayo, “que fue el núcleo de las actividades del [programa de ayuda estadounidense conocido como el] Plan Colombia en términos de erradicación y sustitución de cultivos. Hoy en día tiene otra vez muchos cultivos”, afirmó.

Reducción en Bolivia

Según la BBC, Bolivia logró reducir y estabilizar su cantidad de cultivos sin disparar un tiro ni apelar a las fumigaciones aéreas, pero los expertos consideran que todavía comparte muchas de las dificultades que tienen Colombia y Perú en materia antidrogas.

Una de ellas es el hacinamiento de cárceles con una población compuesta en su gran mayoría por consumidores y traficantes de sustancias ilícitas al menudeo.

Por otro lado, se cuestiona que Bolivia haya ampliado la cantidad de cultivos legales de 12,000 a 22,000 hectáreas con la nueva ley de la coca. De acuerdo a estudios del propio gobierno de Evo Morales, se requieren sólo 14,705 hectáreas para el consumo tradicional en Bolivia, o sea el mascado de la hoja.

EL CÁLCULO

Carmen Masías aseguró que Devida trabaja en un método para calcular cuánta cocaína se produce por las 55 mil hectáreas reportadas. “Porque lo peor que se puede hacer es tapar el Sol con un dedo”, acotó.