Empresario pagó por asesinar a Luis Choy
A+

El pasado 2 de abril, la Cuarta Sala Penal de la Corte Superior de Justicia sentenció a Carlos Aldabe Ugarte (a) ‘Fortachón’, a 28 años y 4 meses de prisión por ser el intermediario entre el autor ‘intelectual’ y los materiales del asesinato del periodista Luis Choy Yin Sandoval, quien fue ultimado el 23 de febrero del 2013.

Como se recuerda, el malhechor se mantuvo prófugo y fue capturado el 23 de enero pasado en Tumbes después de 6 años. A pesar de todo, no reveló la identidad de la persona que lo contrató y le pagó S/ 100 mil para asesinar al hombre de prensa.

Una fuente de investigación criminal comentó a EXPRESO que ‘Fortachón’ nunca revelará la identidad de quien lo contrató para dicho trabajo, ya que sería “hombre muerto”. Por ello, la única información obtenida es que el malhechor fue contratado por un próspero empresario en el rubro de la educación particular, vinculado de alguna manera con la hija del hombre de prensa, que estudiaba en una escuela de Pueblo Libre.

De parte del autor intelectual, ‘Fortachón’ recibió una fotografía de Choy Yin Sandoval  y que posteriormente entregó a los asesinos, así como la publicación de un aviso periodístico que el infortunado estaba ofreciendo en venta una camioneta. Uno de los criminales se comunicó con el número telefónico que aparecía en la publicación mostrando supuesto interés en comprar el vehículo.

Ambas partes acordaron reunirse en el edificio de Pueblo Libre donde vivía Choy Yin Sandoval, para finiquitar la supuesta transacción del auto. En ese momento, los sicarios aprovecharon una distracción del hombre de prensa, disparándoles varias veces. Según una fuente policial, ‘Fortachón’ contrató para dicho trabajo al dominicano Lindomar Hernández Jiménez (a) ‘Puerto Rico’ y Edgard Lucano Rosales. Las investigaciones revelan que le pagaron 20 mil soles a cada uno.

FUGA Y MUERTE

Hernández Jiménez y Lucano Rosales fugaron del centro penitenciario de Lurigancho y meses después murieron en un enfrentamiento en Comas con la Policía que lo buscaba vivos o muertos. (José Vegas)