Histerectomía frena cáncer de cuello uterino y ovarios

Esta intervención es la mejor manera de prevenir la aparición o reaparición de cualquier neoplasia y no afecta la calidad de vida de las mujeres.

Muchas mujeres, a pesar de molestos y recurrentes dolores, temen acudir a un Ginecólogo por temor a que les indique que deberán extirparles el útero, operación denominada Histerectomía, la cual está indicada para combatir ciertos tipos de cáncer de cuello uterino o de ovario, pero también diversas dolencias como endometriosis, displasia cervical severa, tumores uterinos, entre otros.

Sin embargo, los especialistas indican la extirpación total de útero sólo en casos que sea absolutamente necesario dependiendo la patología y mayormente en mujeres por encima de los 40 años de edad, Esta intervención es la mejor manera de prevenir la aparición o reaparición de cualquier neoplasia y no afecta la calidad de vida de las mujeres; por el contrario, mejora su estado de salud.

Además, la intervención es cada vez más sencilla debido a que las técnicas utilizadas son mucho menos invasivas que hace unos años. Incluso las pacientes pueden retomar casi de inmediato sus actividades diarias y hasta realizar algunos ejercicios como la caminata durante la fase inicial de la recuperación.

TAMBIÉN LEE: Cáncer de mama: esto es lo que debes hacer para detectarlo a tiempo

«Dependiendo el caso se puede optar por diferentes métodos: Laparoscopía, que es el procedimiento más habitual si el útero no tiene más de 11 cm. realizándose diminutos cortes en el abdomen para introducir una minicámara para realizar la cirugía. También, incisión en el abdomen, cuando el útero es muy grande y hay varios miomas o uno muy grande. Finalmente, la incisión en la vagina, si la mujer tiene prolapso de útero o problemas de incontinencia urinaria (con un útero no muy grande) y ha tenido anteriormente partos vaginales», detalló el Dr. David Aguilar, Médico Cirujano de la especialidad de Ginecología Oncológica.

Agregó que luego de la intervención quirúrgica, es recomendable el uso de una faja para evitar complicaciones, la cual ayuda a mejorar la circulación, evita la retención de líquidos y aparición de linfedemas o seromas e inclusive fibrosis. Además, mejora la cicatrización de la herida y uniformiza el aspecto de la piel de la paciente.

«En cuanto al tiempo de cicatrización luego de la histerectomía, este proceso tarda aproximadamente entre 6 a 12 semanas. Se recomienda no utilizar tampones ni duchas vaginales durante 6 semanas. También es conveniente retomar la actividad física moderada como caminatas dentro de la casa, utilizar escaleras y las actividades diarias apenas la paciente lo crea conveniente», destacó el especialista.

Asimismo, recalcó que cuando la cirugía es laparoscópica o vía vaginal, la intervención es mucho más rápida y menos dolorosa que cuando se realiza vía abdominal. Aunque cuando el problema es más complejo, la abdominal tarda menos tiempo en realizarse por lo que a veces resulta más conveniente.(J.F.C.R.)

TE PUEDE INTERESAR:

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.