Hoy verán prisión para chofer que arrolló a 11

Sujeto manejaba en estado de ebriedad. Fiscal solicita medida preventiva de nueve meses de carcelería.

El Décimo Juzgado de Investigación Preparatoria de Lima Norte realizará hoy la audiencia de prisión preventiva contra Jorge Luis Sevilla Paredes, investigado por haber atropellado a 11 personas en Independencia y causar la muerte de dos de ellas.

La Corte Superior de Justicia de Lima Norte informó que la audiencia se llevará a cabo a las 17.00 horas.

El Ministerio Público pidió nueve meses de prisión preventiva contra Sevilla Paredes.

El sujeto manejaba en estado de ebriedad cuando propició el atropello en el cruce de las avenidas Los Jazmines y Túpac Amaru, la madrugada del sábado.
Una joven de 18 años, identificada como Andrea Katherin Cabrejos Solano, fue una de las víctimas mortales.

El conductor no solo presentaba signos evidentes de ebriedad -lo que fue corroborado por el dosaje etílico-, sino que además conducía con una licencia vencida y tenía múltiples papeletas por infracciones de tránsito.

Los heridos de este trágico suceso fueron trasladados a una clínica cercana y al hospital Cayetano Heredia.

Algunos de ellos fueron identificados como Alejandrina Vásquez Rodríguez (54), Erika Palomino Lazo (31) y sus pequeños hijos de 7 y 4 años. También Hugo Blanco Blanco (21), Lucio Solos Flores (35), Carlos Zúñiga Mena (51).

Sevilla Paredes arrolló a sus víctimas cuando estas se disponían a subir a un vehículo de transporte público.

Según el abogado del detenido, Sevilla bebió alcohol con sus amigos después de trabajar haciendo el servicio de taxi todo el viernes 8.

“Imaginémonos que me tomo cinco botellas de whisky. El whisky a mí me va a tener en una situación de inimputabilidad. O sea ya no voy a reaccionar como una persona con sentido común, con criterio. El alcohol hace su obra y puede ocasionar un sinfín de cosas, muertes, homicidios, accidentes de tránsito. (…) Uno actúa inconscientemente”, dijo el abogado del detenido.

BAJEZA

Una tía de Andrea Cabrejos, una de las víctimas mortales, dijo que antes de la prueba de dosaje etílico, al chofer le permitieron beber agua en la dependencia policial. Cree que por ello el resultado arrojó que tenía 0.33 gramos de alcohol por litro de sangre, hecho que calificó como una “bajeza”.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.