Jackelin Rosales, fiscalizadora de ATU embestida por conductor venezolano, sigue en estado crítico
foto: captura américa tv.
A+

En su tercer año laborando como fiscalizadora de tránsito de la Autoridad de Transporte Urbano para Lima y Callao (ATU), Jackelin Rosales Ramírez fue atropellada por un conductor de vehículo informal en el distrito de El Agustino, quien escapó de un operativo. Este suceso produjo en la joven lesiones graves en diferentes partes de su cuerpo. Su madre, Dilna Ramírez Pérez lucha con el dolor y las amenazas que les hacen llegar personas relacionadas al chofer.

Alberto Bermúdez, de nacionalidad venezolana, es el conductor que embistió a Ramírez e intentó darse a la fuga. Actualmente, Bermúdez no cuenta con licencia, según el MTC, y la unidad registra 63 papeletas, equivalentes a S/163,000.00. La propietaria del vehículo es Gloria Bazán Díaz.

PUEDES VER | Cercado de Lima: pareja de venezolanos robó más 6 mil soles a familia que los ayudó en plena pandemia

Jackelin tiene fisuras en la parte derecha del cuerpo que le han afectado la pierna, las costillas, el hombro y el hueso parietal del cráneo. Tiene, asimismo, una hinchazón en el rostro que le ha hecho que disminuya su capacidad de visión.

La señora Dilna confiesa que la vida de su hija no será la misma. “La vida de mi hija ya no será la misma. Yo no sé si ella se va a recuperar o quedará con secuelas”, lamentó en conversación con el diario El Comercio.

La fiscalizadora de tránsito se encuentra en estado de observación. Los médicos mantienen los diagnósticos del hígado y del estómago en reserva. “Como se ve en los videos, el carro ha pasado por todo el cuerpo, como si ella fuera un rompemuelles”, agregó la madre.

Señaló que, desde el suceso de gran magnitud, son pocas las veces que la joven ha estado consciente. «Casi no habla ni balbucea. (…) Yo he visto que le pasaron el carro por el pie. Fueron pequeños accidentes; es un trabajo muy difícil. Ahora, ella se ha cruzado con otro tipo de persona. Si los compañeros no la hubieran auxiliado, mi hija estaría muerta y yo la estaría velando», comentó.

Hoy en día, la madre no solo lidia con el dolor, sino también con las intimidaciones que les hacen llegar personas que estarían relacionadas al conductor. “Varias personas han ido a preguntar el nombre de mi hija y a ubicar nuestra vivienda. Ellos gritaban diciendo que ya la tenían identificada. Yo estoy atada de manos. No puedo dejar a mi hija sola. Ella tiene un pequeño de tres años de edad y, además, está mi madre que es una persona mayor”, denunció.

Jorge Albarrán, coronel de la Policía Nacional del Perú y gerente de Seguridad Ciudadana de El Agustino, indicó que tomarán medidas de protección. A la par, indicó que la municipalidad del distrito ya presentó evidencias que prueban el hecho.

PUEDES VER: EsSalud reforzará campaña de orientación para el cumplimiento de los protocolos de atención por consulta externa y COVID-19

Desde la procuraduría municipal se ha hecho la denuncia correspondiente por lesiones graves intencionales, actos de violencia, resistencia a la autoridad, exposición de personas al peligro y daños a los vehículos que participaron en la intervención”, apuntó Albarrán.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a la versión digital, aquí.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.