La lucha de Joaquín
A+

A sus cortos tres años de edad, el pequeño Joaquín tiene que luchar día a día para mantenerse con vida y no sucumbir ante una extraña enfermedad que le provoca dolores intensos y le dificulta la respiración.

Joaquín padece de fibromatosis agresiva cervical o tumor desmoide, extraña enfermedad que le fue diagnosticada en junio de 2016 y que le ha provocado ya tres paros respiratorios.

Ese mal no puede ser tratado en el Perú, por lo que sus padres, Raúl Peña Córdova y Érika Gómez Vicuña, han solicitado ayuda al Ministerio de Salud para facilitar el tratamiento y traslado del menor al extranjero.

Hace algunos meses, el entonces ministro de Salud, Abel Salinas, se comprometió a brindar asistencia y apoyo para el traslado de Joaquín a España, pero la actual administración, a cargo de la ministra Silvia Pessah, no ha cumplido con esa ayuda y nadie del Estado se ha puesto en contacto con los familiares del pequeño.

EN BARCELONA

“En España, Joaquín debe ser sometido a una quimioterapia fraccionada por un año. En el hospital San Juan de Dios, de Barcelona, nos han dicho que el tratamiento nos costará 37,907 euros”, manifestó Érika Gómez a EXPRESO.

“Actualmente contamos con recursos para viajar y la propuesta del tratamiento, pero estamos imposibilitados de hacerlo, porque la entidad que debe realizar el desembolso, el Fondo Intangible Solidario de Salud (Fissal), dependiente del Ministerio de Salud, no lo hace”, declaró la angustiada madre.

Para tener más información de este caso, los interesados pueden  comunicarse con Érika Gómez a los celulares 925970638 o  927038185. La ayuda económica se recibe en la cuenta BCP – Soles 191-37255087-0-99 en la cuenta Interbank – Soles 14-3099797960.

OPERACIONES

El tumor desmoide es un bulto parecido al tejido que se forma en una cicatriz, pero en este caso se encuentra dentro del cuerpo y se puede instalar en cualquier parte del tejido conjuntivo, que es el que proporciona fuerza y flexibilidad a huesos, ligamentos y músculos.

Joaquín fue operado en enero y mayo de 2016 en el Instituto Nacional de Salud del Niño, pero no se logró retirar todo el tumor, el cual creció nuevamente y de forma más agresiva. En diciembre de 2017 los médicos intentaron operarlo pero el tumor, al tener comprometidas venas y arterias, produjo una hemorragia intensa que obligó a los médicos a cerrar los cortes.