La mascota ideal para los niños
A+

Muchos padres hacen una profunda reflexión antes de darles una mascota a sus hijos. El problema no es simplemente el gasto y la responsabilidad que implica tener un animal en casa, sino también les preocupa la seguridad de los niños. Sin embargo, lo que muchos padres desconocen es que tener la mascota adecuada en casa puede ser muy beneficioso para el desarrollo de los pequeños.

Es necesario saber que una mascota puede ayudar a fortalecer el sistema inmunitario de los niños. Algunos estudios afirman que los pequeños que viven con animales tienen un riesgo menor de sufrir alergias, problemas respiratorios y otitis, a la vez que se resfrían con menos frecuencia y tienden a estornudar y toser menos. Asimismo, tener una mascota estimula los sentidos del niño, desarrolla su empatía y su sentido de responsabilidad, consolida su autoestima y mejora su estado de ánimo. Así lo confirman diferentes investigaciones en las que se ha apreciado que los niños que tienen mascotas suelen ser más sociables y se relacionan mejor con los demás.

El momento indicado

Especialistas advierten que lo ideal es que la mascota llegue al hogar después de que los niños cumplan los 3 años de edad. En este momento ya serán capaces de ocuparse de algunas tareas del cuidado del animal, como ponerles la comida o recoger la zona donde duerme. Además, serán más responsables y se preocuparán por el bienestar de su mascota ya que a partir de esta edad son capaces de distinguir los comportamientos que pueden dañar al animal de los que les resultan gratificantes. No obstante, si desea que el niño sea plenamente consciente de la responsabilidad que implica tener una mascota en casa, puede esperar hasta que cumpla los 5 o 6 años.

Alternativas ideales

Perros

No es casualidad que el perro sea el mejor amigo del hombre. Su relación espontánea, su cariño y lealtad son las mejores muestras de ello y una buena garantía para acogerlos como mascotas en el hogar. Los niños los adoran y además son muy sociables, fáciles de adiestrar y pueden aprender trucos con rapidez, algo que los pequeños celebrarán.

Gatos

Por naturaleza, los gatos suelen ser más independientes que los perros pero esto no significa que no sean cariñosos y que no busquen la compañía de sus dueños. Eso sí, requieren un tratamiento más cuidadoso ya que no les gusta que invadan su espacio y pueden arañar ocasionalmente a sus dueños si se sienten agredidos.

Conejos

Los conejos se han puesto muy de moda como animales de compañía. Es cierto que no son tan expresivos como los gatos y los perros pero saben cómo relacionarse con las personas y también pueden llegar a ser muy cariñosos, de hecho, adoran que los acaricien y que los tomen en brazos con frecuencia.

Peces

Los peces son una excelente opción. Son muy fáciles de cuidar, mantener y alimentar y además, son muy entretenidos. Lo mejor es que hay peces de especies diferentes con una gran variedad de colores, formas y tamaños, por lo que puede escoger el que más le guste al niño.

Hámster

Estos animalitos son una opción excelente si se trata de la primera mascota del niño. Son muy divertidos, saben cómo relacionarse con las personas y pueden aprender algunos trucos que los niños adorarán. Son muy listos y juguetones, así que el pequeño tendrá con quien entretenerse cuando esté aburrido.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.