Llegó a Lima para celebrar boda y perdió a 6 familiares

“Yo decía que olía a gasolina, pero seguían metiendo bultos en la bodega del bus”, narra sobreviviente de la tragedia en Fiori.

José Alberto Olivos (57) perdió a seis miembros de su familia en la tragedia de Fiori, en la que murieron 17 pasajeros que se disponían a viajar de Lima a Chiclayo.

El acongojado hombre contó que todo sucedió muy rápido cuando bajó del ómnibus para ver qué pasaba, que el fuego corrió velozmente y, cuando quiso regresar para sacar a su familia, los demás pasajeros que huían desesperados no lo dejaban pasar.

«Yo le decía que olía a gasolina o a terokal, que olía muy fuerte y el hombre no me hacía caso, seguía metiendo bultos en la bodega del bus y en eso, de un momento a otro, se prendió el fuego», narró Olivos.

Dos de sus siete hijos, su esposa y tres de sus nietos quedaron atrapados en el fatídico bus que los iba a llevar al distrito de Oyotún, Chiclayo. Solo una de sus hijas y uno de sus bebés, que llevaba en brazos, lograron escapar del fuego.

Era la segunda vez que el hombre bajaba del vehículo. La primera vez fue porque vio que el bus tenía un solo chofer y no dos para reemplazo en la conducción como manda la ley.

La segunda oportunidad fue para avisar sobre el penetrante olor a gasolina que había en la parte posterior del vehículo.

La familia Olivos había venido a Lima para asistir al matrimonio de uno de sus siete hijos, celebrado el sábado último, y se disponían a volver a su tierra en el bus de la empresa de transporte interprovincial Sagy SRL, de placa C4L-966.

Ahora solo pide que se haga justicia y que se castigue a los responsables del lamentable suceso que ha enlutado a varias familias del país.

 MADRE E HIJOS

Un drama similar vive la familia de una madre embarazada que murió junto con sus dos hijitos en el voraz incendio.

Elizabeth Carrillo Chileno, de 39 años, quien tenía dos meses de gestación, murió junto con sus hijos Jonathan Carranza Carrillo, de 22, y David L. C. de un año y nueve meses, cuando iban a viajar a la ciudad de Ferreñafe.

La tía de la embarazada, Alejandrina Carrillo, dijo que sus familiares viajaban a Chiclayo para una misa. “Mi sobrina y sus dos hijos venían para la misa del mes de fallecido que le íbamos hacer a mi hermano, pues ella siempre vivió muy pendiente de él. A pesar de que ella vivía en Lima desde hace 11 años, siempre viajaba”, contó.

Asimismo, se informó que se identificó a la menor que fue rescatada luego del incendio, como Rosa Mejía Figueroa, donde al parecer murió su abuelita y tía con la que venía a Chiclayo. La niña viviría en la calle Las Balsas, en Batangrande (Ferreñafe).

La niña de cuatro años de edad, que sobrevivió al incendio del bus se reencontró con su familia.

“ELLA NO BAJÓ”

Luis Vitón Villanueva se salvó de morir, pero perdió en las llamas al amor de su vida. Su esposa Gloria Cáceres fue una de las víctimas fatales de la noche trágica de Fiori.

«Mi esposa me dijo que olía a gasolina y un señor que estaba cerca también dijo lo mismo; entonces el señor bajó a avisarle al chofer, pero este lo ignoró. No pasa nada, le dijo el conductor y se bajó y cerró la puerta. Allí nomás el señor regresó y de atrás comenzaron a gritar», relató.

Contó que el vehículo se llenó de humo casi al instante, entonces él se paró de su asiento y la gente que salía desesperada lo arrastró.

«Me paré abajo esperando a mi señora, pero ella no bajó», dijo acongojado.

A Rosa Anaya fue su esposo quien prácticamente le salvó la vida al jalarla para que baje. Como producto de la desesperación cayó rodando las escaleras del bus y fue a parar a la puerta.

La mujer contó que cuando se encontraban dentro de bus vio que una persona entró al baño y roció algo en el piso y que ella pensó que era un deodorizante.

«No entiendo por qué olía a gasolina si se sabe que el bus funciona con petróleo», anotó.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.