Loreto: indígenas desalojan estación de oleoducto en Amazonía tras acuerdo
FOTO: ANDINA.
A+

Decenas de indígenas del pueblo awajún desalojaron la estación 5 del Oleoducto Norperuano, en la región amazónica de Loreto, después de trece días de protestas en el lugar que concluyeron con el compromiso de las autoridades de atender las demandas de servicios básicos y de salud para afrontar la pandemia.

La empresa petrolera estatal PetroPerú, a cargo del oleoducto, informó este lunes que los pobladores de la comunidad nativa Atahualpa y anexos desalojaron de manera pacífica la Estación 5 y que el personal de la compañía retornará en las próximas horas para realizar una evaluación de las instalaciones.

El Oleoducto Norperuano bombea y transporta crudo desde los yacimientos en la selva norte hasta el terminal de Bayóvar, en la costa norte del país, para su embarque al exterior.

A raíz de la pandemia, los pueblos indígenas de la Amazonía se enfrentaron a una enfermedad que avanzó rápidamente entre su población debido a la escasez de centros de salud y personal médico en sus lugares de origen, muy alejados de las ciudades.

En ese sentido, a las antiguas demandas de servicios básicos en su jurisdicción y remediación ambiental se sumaron los reclamos para atender la salud de sus pobladores en plena pandemia.

El pasado 3 de agosto, más de 400 comuneros del pueblo awajún ingresaron a la Estación 5, ubicada en la provincia de Dátem del Marañón, para exigir al Gobierno del presidente peruano, Martín Vizcarra, un nuevo contrato social y ambiental.

Otro grupo del pueblo kukama se acercó al mismo tiempo a las instalaciones del lote 95, también en Loreto, para reforzar la protesta y esta manifestación concluyó con la muerte de tres indígenas, después de un confuso enfrentamiento con la Policía Nacional.

Los indígenas piden «la urgente atención de los servicios básicos, la seguridad alimentaria en sus territorios, la detención de las operaciones petroleras, ya que sin estás condiciones, según argumentan, no se podrá enfrentar la propagación de COVID-19», informó la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (Aidesep).

COMPROMISO DE CIERRE DE BRECHAS SOCIALES

Los manifestantes sostuvieron reuniones con representantes del Gobierno regional de Loreto, de la Presidencia del Consejo de Ministros y de PetroPerú, tras lo cual recibieron el compromiso de asegurar el cierre de las brechas sociales.

«Se tiene previsto ejecutar un plan de habilitación que permita reiniciar las operaciones de bombeo y transporte seguro de hidrocarburos, en estricto cumplimiento de los protocolos de seguridad, contemplados en el Plan de Vigilancia, Prevención y Control de la COVID-19 de PETROPERÚ», indicó la empresa estatal.

La petrolera subrayó que una de las acciones implementadas por el Estado para la prevención del nuevo coronavirus es la adquisición de una planta de oxígeno para la provincia del Dátem del Marañón, además de haber realizado el traslado de balones de oxígeno y personal de salud.

GEOPARK DEJA LOTE 64

De otro lado, Petroperú confirmó que ha aceptado la cesión del 75 % de participación que tenía la petrolera chilena Geopark en el contrato de licencia del lote 64, ubicado igualmente en Loreto, en la provincia de Dátem del Marañón, en el denominado bloque Morona.

La estatal peruana asumirá el 100 % de derechos y obligaciones como contratista del lote 64 y evaluará su asociación futura con un inversionista privado.

La empresa Geopark había sido denunciada por el Gobierno Territorial Autónomo de la Nación Wampís por exponer a las comunidades indígenas de su zona de influencia a la propagación de COVID-19, después de mantener a sus trabajadores en sus instalaciones y generar un tránsito de vehículos para abastecerlos de alimentos.EFE

CON INFORMACIÓN DE EFE 

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a la versión digital, aquí.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.