Movilidad escolar pasará por proceso de verificación
A+

Los vehículos que realizan transporte escolar deberán pasar por un proceso de verificación obligatorio antes de prestar el servicio, anunció la Gerencia de Transporte Urbano (GTU) de la Municipalidad de Lima que lanza la campaña “Movilidad Escolar Segura 2018” con el fin de garantizar la seguridad en el traslado de los estudiantes.

Por ello, la GTU habilitó dos zonas de inspección: la primera ubicada en el área de estacionamiento del Circuito Mágico del Agua, en Santa Beatriz, Cercado de Lima, y también en el complejo deportivo Los Próceres, ubicado en el distrito de Santiago de Surco. A la fecha, son  3 mil 749 las unidades que cuentan con autorización.

Los inspectores de transporte supervisan que la unidad de transporte escolar no tenga una antigüedad mayor a los 20 años, cuente con el permiso respectivo, Certificado de Inspección Técnica Vehicular (CITV) y el Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito (SOAT) correspondiente a dicho servicio.

También que tenga los cinturones de seguridad, llevar el rótulo  “Servicio Escolar” en la parte delantera y posterior de la carrocería, los asientos según las normas vigentes, así como la placa legible y cintas reflectivas, un extintor, botiquín, un neumático de repuesto, entre otros aspectos.

A los vehículos que pasan la verificación se les coloca en el parabrisas el sticker “Movilidad Escolar Segura 2018” como distintivo de certificación operativa. En caso de no pasar la evaluación, los transportistas tienen hasta el 28 de febrero para subsanar las observaciones.

Condiciones y exigencias

La gerente de Transporte Urbano Elvira Moscoso dijo: “Debe de estar inscrita en la Municipalidad y atender las características y condiciones que exige la ordenanza 1681. Todas las movilidades escolares deben cumplir con los estándares de calidad y seguridad para no tener riesgos en el traslado de los menores. Estamos velando por la integridad de los estudiantes».