LIC. SARA ROSAS ADVIERTE DE PELIGROS

No saber comer es tan dañino como fumar

Nutricionista aclara que problemas de alimentación se dan generalmente en casa.

No saber comer es tan dañino como fumar
  • Fecha Martes 13 de Agosto del 2019
  • Fecha 7:21 pm

Para nadie es ajeno que el estilo de vida de los peruanos ha variado de manera significativa en los últimos años, y no necesariamente para bien. Actualmente, operan en nuestro país importantes corporaciones, restaurantes y centros comerciales de primer nivel, pero en lo que respecta a alimentación, se viene registrando un serio problema que debe analizarse con detenimiento.

El pasado 17 de junio entró en vigencia el manual de advertencias publicitarias, que establece las disposiciones para la aplicación y cumplimiento de la Ley de Promoción de Alimentación Saludable para Niños, Niñas y Adolescentes, conocida como la Ley de alimentación saludable, que obliga a rotular con octógonos a todos los productos con grasas saturadas, azúcar o sodio.

Sin embargo, para muchos especialistas, ese no sería una solución para resolver los elevados índices de sobrepeso, obesidad, diabetes e hipertensión que actualmente aquejan a nuestra población. Para la licenciada Sara Rosas Díaz, nutricionista docente de la Universidad San Ignacio de Loyola, el problema no se soluciona con regular la industria, sino más bien hay que educar a la población en cómo alimentarse adecuadamente.

¿Considera que la Ley de los octógonos es una solución a los problemas de alimentación que padecemos los peruanos?

Los octógonos permiten prestar más atención respecto a lo que se está consumiendo, pero hay un enfoque que debería preocuparnos más, porque en realidad el consumo de estos productos son una ingesta muy mínima de los que realmente ingiere el poblador peruano. Más del 70% de lo que comemos los peruanos se prepara en casa, o de repente van a un restaurante y es ahí donde también se debe focalizar la atención.

Los alimentos industrializados en general son evaluados, aprobados, fiscalizados y realmente no tienen un efecto nocivo, porque el problema no está basado en el componente, sino en la cantidad que uno consume. Los octógonos ad
sivierten del consumo de cantidades excesivas.

¿Cuántas calorías debe consumir el poblador en general?

Primero se debe identificar a la persona, por ejemplo, los niños de 5 a 6 años de edad necesitan unas 1,500 kilo calorías al día, y de esa cantidad, menos del 10% debe corresponder a azúcares, es decir, menos de 150 kilo calorías. Ahí estamos precisando azúcares en total como el que tiene la fruta, los lácteos y el azúcar que se añade a las comidas. Además, las grasas saturadas tampoco deben ser superior al 10%, muchas de ellas están en los alimentos de origen animal.

Entonces, cuando yo preparo un bisteck a lo pobre (carne, huevo, plátano, arroz, etc.) estoy superando la cantidad de grasas saturadas que se debe consumir en el día, en un solo plato, igual pasa con el azúcar, por ejemplo si me como medio kilo de mango, o medio kilo de uva, lo cual es muy factible, ya estoy superando la cantidad de azúcares necesarios para todo el día. Lo que quiero decir es que si me como un chocolate, no me va a provocar diabetes, al igual que si me como una porción de sopa instantánea no voy a ser hipertenso. Aquí el desafío es la dosis que voy a consumir.

Es decir, la Ley de los octógonos, ¿no será suficiente para superar las enfermedades producto de una mala alimentación?

Yo creo que no, solo es un primer paso. Aquí lo que importa es la educación que debe recibir el consumidor en cuanto a su alimento. Según estudios, se ha demostrado que somos altos consumidores de sodio, porque nuestra comida refleja justamente lo que preparamos, también ingerimos pocas fibras (quinua, kañihua) y tampoco ingerimos muchas verduras, a pesar de que están disponibles.

¿Muchos se pueden preguntar que hace 30 años la alimentación que se preparaba en casa era igual y no había tantos cuadros patológicos como los de ahora?

Hay que tomar en cuenta otros factores, como por ejemplo el sedentarismo. Actualmente hay más sedentarismo que hace 30 años, y por eso existe la preocupación de esta enfermedad en niños, debido a que el sobrepeso y obesidad se ve reflejado por la poca actividad física que realizan. No solo estamos consumiendo la cantidad de energía que se necesita, sino que no estamos gastando lo que se consume.

Debe haber un equilibrio entre lo que se consume y se gasta. Muchos niños actualmente prefieren los videojuegos y la televisión, en vez de realizar actividades deportivas.

¿Si no sé hace algo ahora, estamos condenados a tener una sociedad enferma?

Exactamente, sino corregimos ahora, estamos condenados a ser una sociedad enferma y los programas de salud colapsarían debido a la alta demanda. Por ello mi recomendación es educar al paciente de una manera integral. Así como se acude al dentista, las personas también deben acudir por lo menos una vez al año al nutricionista. Recuerden que no saber comer puede ser tan dañino como fumar.

SOLUCIÓN PARA SUPERAR ESTE PROBLEMA

“Deben participar las instituciones del Estado en diferentes ámbitos. Acá falta mucha educación, si al niño se le inculca en el colegio que cantidad de alimentos debe comer, qué alimentos debe preferir, los resultados serían otros. Cuando se va al médico, no solo se debería medir talla y peso, sino también se debe instruir al paciente. El rol de los medios de comunicación también es importante, para orientar a las personas”.

TAMBIÉN PUEDES VER: 

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.



Top
Mark Vito se declara en huelga de hambre por “show” para evitar que Keiko Fujimori salga libre

Mark Vito se declara en huelga de hambre por “show” para evitar que Keiko Fujimori salga libre