Noches en vela por un aliento de oxígeno

Familiares de infectados con covid se aglomeran con sus tanques verdes frente a local que distribuye ese insumo vital.

La desesperada carrera por buscar oxígeno se repite nuevamente en diversas ciudades del Perú, donde centenas de personas duermen a la intemperie, entre frazadas, plásticos y cartones, a la espera de un soplo que palíe, aunque sea por escasas horas, el sufrimiento de un ser querido infectado de covid-19.

Desde hace días, cientos de tanques verdes, colocados en fila por orden de llegada, se aglomeran en las inmediaciones del local de Luis Barsallo, más conocido como el ‘Ángel del Oxígeno’, quien distribuye oxígeno medicinal en el Callao.

Es una escena dramática que se repite apenas meses después de que la primera oleada del virus revelara la escasez de un implemento vital para atender los casos graves de la enfermedad.

La mayoría de cilindros lleva una etiqueta con el nombre del paciente que recibirá el oxígeno y, aunque muchos tienen una capacidad de 10 metros cúbicos, los familiares pasan noches en vela para rellenar apenas la mitad del tanque por 100 soles.

48 HORAS DE ESPERA

Al llegar a ese establecimiento, luego de un viaje de dos horas desde el distrito de Puente Piedra, María Ana Carrión Robles y su prima se encontraron con 180 balones en la cola. A un promedio de 120 recargas diarias, la mujer supo al instante que no iba a poder recargar los tanques de su hermana en menos de 48 horas.

“Me di con la sorpresa que todo eso estaba lleno”, hay una “tremenda cola”, así que “mañana estamos esperando que alguien nos cubra en el día para nosotras volver a pasar la otra noche aquí”, explicó.

TEMOR A LOS HOSPITALES

Los tanques llegan al local del Callao desde distritos alejados y carentes de abasto de oxígeno de la mano de familiares desesperados para salvar la vida a sus seres queridos, quienes en su gran mayoría reciben tratamiento en sus casas ante la desconfianza para acudir a alguno de los desbordados centros hospitalarios de la región.

“El hospital está más contaminado, están colapsados y no hay oxígeno”, describió Carrión.

En el mismo sentido se expresó a la agencia Efe un joven apodado Junior, de 21 años, quien se mostró convencido de que su tío enfermo está “mejor en casa”.

“Ahorita los hospitales están llenos y aparte si lo tenían lo iban a tener en una silla sentado, no le iban a dar una cama porque no hay camas”, señaló.

Vecino de Ancón, René Luque hace una semana que se alterna turnos de vigilancia con otros familiares para conseguir los cinco metros cúbicos de oxígeno que consume a diario un pariente suyo, que está en casa en un estado “muy grave”.

“Por el descuido de nuestras autoridades tengo que pernoctar aquí todos los días”, lamentó el hombre, desde la silla de plástico que colocó a un metro de distancia de sus dos tanques. EFE

MERCADO NEGRO

Algunas personas optan por alquilar el balón a un precio de 100 soles diarios (unos 27 dólares) y otros, ante la falta de regularización de precios y la creciente demanda de oxígeno, se sienten seducidos por las ofertas del mercado paralelo. A Carrión, por ejemplo, un “contacto” le ofreció un cilindro lleno con 10 metros cúbicos de oxígeno por 1,500 soles, pero “lo podían conseguir para el viernes” y ya hubiera sido “muy tarde”.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a la versión digital, aquí.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.