AUTORES INTELECTUALES. CAEN EN LIMA Y VENTANILLA

Pagaron a colombianos para matar a ingeniero en Cercado de Lima

Pretendían robarle 11 millones de soles que había obtenido por adjudicación de obra en Arequipa.

Socios contrataron a sicarios colombianos.
  • Fecha Sábado 17 de Agosto del 2019
  • Fecha 11:49 am



La División de Investigación de Homicidios de la Dirincri esclareció el asesinato del ingeniero civil Edmar Emilio Quiñonez Ávila (48), ocurrido la noche del 20 mayo pasado en la cuadra siete del jirón Emilio Althaus, en Cercado de Lima, lugar al que fue citado por los autores intelectuales del crimen, que eran sus ocasionales socios en una obra de construcción civil en el interior del país.

Dos sicarios colombianos, residentes en el vecino país del norte y contratados telefónicamente por una connacional, llegaron a Lima días antes del asesinato, reveló una fuente policial. El infortunado profesional se encontraba en el interior de su camioneta esperando a sus socios Henry Cipriano Curi Jurado (29) , Cardely Rayme Rayme (28) y la ciudadana colombiana Heidy Murillo Mesa (29), quienes nunca llegaron a la supuesta reunión de trabajo en la oficina del infortunado, ubicada a solo unos metros del lugar donde estacionó su vehículo, en el cual fue ultimado a balazos.

Los dos primeros fueron detenidos esta semana por la Policía en Lima y Ventanilla. Henry Curi admitió su participación en el asesinato. Él y Cardely Rayme tenían influencias en la Municipalidad Distrital de Huaynacotas, provincia de La Unión (Arequipa) y lograron que el infortunado gane la buena pro de unas obras en ese distrito, por S/ 11 millones, suma de la que los autores intelectuales del homicidio querían apoderarse. Los sicarios cobraron 45,000 soles por el “trabajo”, además de los pasajes aéreos, alojamiento, comida y armas.

ARMAS ENTERRADAS

  • La Policía halló las armas de fuego usadas en el asesinato del ingeniero, enterradas dentro de una mochila en un descampado de Ventanilla.
  • En ese lugar, los agentes de Homicidios encontraron un revólver, tres silenciadores y municiones.

(POR JOSÉ VEGAS CARMEN)

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales deFacebook Twitter.








Top
Villa Stein: “Las ONG me tienen miedo”

Villa Stein: “Las ONG me tienen miedo”