Pesca accidental mata a 20 mil delfines y marsopas al año
A+

De acuerdo a la Comisión Ballenera Internacional (CBI), en el Perú mueren entre 15 mil y 20 mil delfines y marsopas al año, situación que pone en peligro la vida de los cetáceos, sobre todo de la marsopa espinosa o negra que se encuentra en situación crítica.

“La CBI ha tomado el caso de Perú como una prioridad. El país tiene la responsabilidad de adoptar medidas urgentes de conservación para evitar la extinción de estas especies. Existen soluciones para el problema, por lo que creemos que trabajando de la mano con los pescadores y el Gobierno, podemos asegurar la supervivencia de los delfines y marsopas que visitan el país”, señaló Aimée Leslie, directora del Programa Marino, de WWF-Perú.

Un estudio presentado este año ante el comité científico de la mencionada institución, realizado durante el periodo 2010-2017, en 11 lugares a lo largo de la costa de Perú, desde la playa de Ite, Tacna, hasta los Órganos, Piura, documentó altas tasas de captura incidental. El reporte reveló que el 66 % de los cetáceos capturados eran marsopas espinosas (Phocoena spinipinnis) y el 25 % correspondía al delfín oscuro (Lagenorhynchus obscurus).

Cabe indicar que la marsopa es uno de los cetáceos más pequeños del mundo, mide unos 150 centímetros y pesa 75 kilogramos en promedio, tiene hocico redondeado, aspecto robusto y color gris oscuro. Su hábitat de vida en el Pacífico se encuentra frente a las costas de Perú y Chile.

Modulaciones acústicas

En diversas partes del mundo se han adoptado diferentes medidas con resultados eficaces. Un informe publicado por WWF  destaca a los ‘pingers’, unos dispositivos que generan unas modulaciones acústicas que alejan a pequeños cetáceos de las embarcaciones.