Raúl Chanamé medita sobre el Bicentenario
A+

Por Harold Alva

¿Por qué la República es incompleta?

En 1821 creamos con entusiasmo una República formal, que carecía de su contenido esencial: ciudadanos. A inicio del siglo XX solo el 3 % de los adultos sufragaban, las mujeres recién sufragaron en 1956, los analfabetos en 1980, los militares tardaron hasta el 2004. A pesar de que las 12 Constituciones proclaman la igualdad, la covid en el 2020 ha desnudado las desigualdades y el trato preferencial de unos pocos sobre las mayorías.

Si la República falló, ¿debimos escoger la Monarquía Constitucional como proponía San Martín?

No necesariamente, lo que ocurre es que copiamos mal las formalidades republicanas: elecciones, división de poderes y supremacía de la Constitución; en la práctica con una mentalidad autoritaria y virreinal: el caudillismo militar se apodero del poder, el Parlamento se sometió al poder y la Constitución fue interpretada a gusto del autócrata de turno. ¿Qué produjo la República? Lo que Enrique Krauze llama la “Presidencia Imperial”, un mandatario más poderoso que el rey que dijimos repudiar.

¿Qué características tuvo la Presidencia?

En los primeros 40 años de vida independiente este tuvo menos controles que el virrey, el Congreso –salvo en escasos momentos– fue un apéndice del Poder Ejecutivo; el Poder Judicial dependió del presupuesto del Ejecutivo y convalidó todos los golpes de Estado hasta el siglo XX. La Constitución en su fraseo era republicana, en la práctica el poder era autocrático.

¿Los procesos electorales frenaron la tradición autoritaria?

Hubo elecciones con candidatos únicos, elecciones oligopólicas –con candidatos afines–, hubo fraudes (suplantación, anforazos y cambios de actas) condicionados por la violencia y las dádivas (“Pisco y butifarra”). Recién en 1931 podría decirse que hubo elecciones competitivas, todavía sin igualdad logística y mediáticas. No hemos completado las reformas políticas que limiten a los Presidentes plebiscitarios, a veces promovidos por el mismo poder continuista. Una República: es democrática o es una farsa.

¿Todo ha sido malo en la República ?

No. Como precisa Basadre, hemos tenido destellos de lucidez: La Confederación Peruana-Boliviana (1836-1839), la Republica Practica (1860-1879) basado en los ferrocarrileros de Manuel Pardo, la visión modernizadora de la Republica aristocrática a inicios del siglo XX que se proyecta hasta los años veinte y el desarrollismo cívico-militar de los años sesenta. Los proyectos son discutibles, la visión a largo plazo es el aporte. Solo así se edifica una República auténtica.

MÁS DATOS

Raúl Chanamé Orbe, es Doctor en Derecho y Ciencia Política, es Profesor Principal de la UNMSM, dos veces Decano del CAL, Ex Magistrado del JNE, Dirige la Catedra del Bicentenario. Ha publicado 20 libros de derecho, historia y política.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a la versión digital AQUÍ.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook, Twitter Instagram.