AUMENTO LA OLA DE CRÍMENES Y ASALTOS EN CONTRA DE CIUDADANOS PERUANOS

Todo extranjero capturado en delito debe ser deportado

Bandas de venezolanos están robando con armas de fuego a todas horas del día en Chacarrilla, Surco y Miraflores, donde antes no había ese tipo de delincuencia, y obviamente en los conos de la capital, denuncian.

  • Fecha Lunes 18 de Marzo del 2019
  • Fecha 1:53 am




Expertos Gómez de la Torre y Aliaga Lodtman plantean apoyar con fuerza a Migraciones para que tenga información precisa de cada inmigrante y darle mayores capacidades a la PNP para el replanteo de sus métodos operativos.

Incremento de asaltos, robos, y hasta la posible conformación de nuevas organizaciones criminales integradas por ciudadanos extranjeros, en su mayoría venezolanos, son las denuncias crecientes de ciudadanos peruanos provenientes de zonas de la capital en las que antes no existía mayor riesgo de asaltos y robos.

Uno de las denuncias recogidas por EXPRESO proviene de los pobladores del distrito de Surco. “En lo que es el trabajo de la comisaría de Chacarilla, en Surco, vemos que no hay un abasto suficiente para combatir este incremento de la delincuencia. Existen bandas de venezolanos que están robando a todas horas del día. La gente que compra en Wong de Chacarilla, Tambo, o quienes van a hacer transacciones a los bancos, son las principales víctimas. Si bien Lima siempre ha sido una ciudad peligrosa, en esta zona de Chacarilla estas cosas no pasaban”, indican.

En otros casos los delincuentes se estarían haciendo pasar por trabajadores de Glovo o Rappi, lo cual les permite asaltar con armas de fuego a los ciudadanos en la puerta de sus domicilios, ingresar y poder vaciar sus pertenencias más valiosas.

Los antecedentes más sonados de este problema los tenemos en captura de “Los Malditos del Tren de Aragua”, una de las bandas criminales más peligrosas de Venezuela, capturados el 3 de agosto del 2018, cuando estaban a punto de robar una agencia bancaria en el centro comercial de Plaza Norte, ubicado en el distrito de Independencia.

Ante este problema, se debe aclarar que el ex Comandante General de la PNP, Richard Zubiate, advirtió en julio pasado que varios delincuentes foráneos al ingresar al territorio nacional se separaban de sus agrupaciones criminales originales, lo que les permitía crear nuevas bandas delictivas.

Las advertencias de Zubiate se observan en el transcurrir del presente año. En febrero del 2019, la policía capturó a tres ciudadanos venezolanos que habían adoptado la modalidad de robar celulares en el distrito de San Juan de Lurigancho y un reportaje televisivo ha dado cuenta de una nueva organización criminal llamada “Los Chamos del Rolex”.

Estos últimos facinerosos utilizan la modalidad de desplazarse en motos u autos y se dedican a sustraer a sus víctimas relojes costosos y joyas en los distritos más acomodados de Lima. Uno de sus métodos, es amenazar a las víctimas con armas de fuego, para así quitarles sus pertenencias.

Como se recuerda, la alcaldía del distrito de Miraflores, en donde ocurrirían buen porcentaje  de estos delitos, propuso en febrero de este año una ordenanza municipal para prohibir que dos personas viajen en una moto lineal. Esta propuesta fue aprobada por el Consejo Municipal, sin embargo, no se llegó a promover como una ordenanza edil sino que se envió un proyecto de ley al Congreso de la República.

DEPORTACIÓN

Para el analista Andrés Gómez de la Torre, ex director de la Escuela de Inteligencia, el Gobierno debe analizar la posibilidad de que todo extranjero que es capturado cometiendo delitos en flagrancia, debe ser deportado a su país de origen.

“Sin duda [se podría tomar esa medida de retornarlos a su país], el Gobierno tiene que comenzar a estudiar medidas drásticas, porque efectivamente Venezuela también se ha vuelto un país exportador de crimen organizado”, señaló.

“Podría verse la posibilidad de deportaciones administrativas de esos ciudadanos, pero hay que analizar en cada caso para que el Estado peruano, ejerciendo su soberanía, evite estos problemas que se suscitan, producto de esta ola migratoria”, añadió.

Este planteamiento de la deportación toma en cuenta que las cárceles del país están saturadas y el solo hecho de ingresar a elementos al hampa foránea implicaría nuevos gastos al Instituto Nacional Penitenciario o al erario público.

Además, Gómez de la Torre consideró importante reforzar los elementos de trabajo de las principales instituciones que ven y analizan la migración que se realiza en nuestro país, para así garantizar mejores medidas de seguridad y control en el ingreso de los inmigrantes.

“Para comenzar, darle mucha fuerza a la Superintendencia de Migraciones, para que pueda tener realmente una información precisa del perfil de cada ciudadano venezolano; y en segundo lugar, darle las mayores capacidades a la Policía Nacional, para que pueda tener esta capacidad de monitoreo que tiene que ver con la seguridad ciudadana”, manifestó.

Cluber Aliaga Lodtmann, ex jefe de la Región Policial Callao, respaldó la propuesta de Gómez de la Torre en reforzar a las instituciones que están encargadas de la supervisión del ingreso de extranjeros a nuestro país.

“Lo ideal es que las políticas de estado estén articuladas, es decir, Relaciones Exteriores, Migraciones, el sistema de control policial, para permitir el ingreso de ciudadanos, pero que no tengan antecedentes policiales, de mala conducta o conducta disociada en su país de origen. No podemos poner en el mismo saco a todos los ciudadanos venezolanos, porque sería injusto”, expresó.

Además, Aliaga Lodtmann se pronunció respecto al caso específico de Surco, en la comisaría de Chacarilla, y consideró importante que la Policía Nacional inicie acciones para contrarrestar este incremento de crímenes.

“La Policía tiene que estar atenta a las denuncias, para replantear su método operativo. En este caso, lo que corresponde, es que frente a este tipo de denuncia, es que es a nivel de la región Lima, y de la división policial de esta zona de Chacarilla, hacer una contra vigilancia contra estos delincuentes, presuntamente venezolanos, a fin de verificar estas denuncias y ver si realmente están sucediendo así o no, y tener un resultado positivo”, explicó.

 ESTIMÓ EL SOCIÓLOGO CÉSAR MUNIVE MORALES

“Perú podría llegar a recibir un millón de venezolanos a finales del 2019”

Sin embargo, aseguró que la migración no generará una crisis social y económica en el país

El periodista y sociólogo César Munive Morales, quien también investiga el impacto de la migración venezolana en el Perú, señaló a EXPRESO que existe la posibilidad de que a finales del año 2019 la cantidad de ciudadanos del país llanero llegue a ser de un millón de personas.

“Hay estimados de que a finales de este año, vamos a tener un millón 100 mil venezolanos. En este momento, en marzo de 2019, aún no hemos visto un colapso o una crisis social, vemos que el fenómeno migratorio en el país se está sobrellevando, pero no sé con certeza -si llegamos al millón de venezolanos-, el país esté preparado para controlar esa situación”, indicó.

Además, el especialista detalló que hasta finales del mes de febrero, de acuerdo a los resultados de su investigación, al Perú ya habían ingresado un total de 708 mil venezolanos.

“Cerrado el mes de febrero, según la Superintendencia de Migraciones, hay 708 mil venezolanos en territorio peruano. Ahora, no es solo gente que ha entrado por control migratorio, por Tumbes, sino que también ha entrado por el aeropuerto Jorge Chávez, y un pequeño grupo por Madre de Dios, pero en este momento ya tenemos 708 mil venezolanos. Eso no quiere decir que todos ellos tengan el PTP [Permiso Temporal de Permanencia]”, indicó.

Además, señaló que solo en el 2018, a nuestro país ingresaron 500 mil venezolanos.

Sobre el PTP, Munive coincidió con la cifra colocada en nuestro informe anterior y explicó que hasta finales del 2018, solo 495 mil venezolanos habían solicitado este permiso, pero hasta la fecha, solo 210 mil han logrado obtenerlo.

“Solamente hay 495 mil ciudadanos que han tramitado el PTP, y de esa cantidad, solo 210 mil tienen el PTP, pero los demás todavía no lo tienen”, detalló.

Asimismo, el sociólogo explicó que dentro de esta cantidad, hasta la fecha, solo unos 23 mil venezolanos están trabajando bajo el régimen formal, y explicó que el resto de ciudadanos venezolanos es el grupo que solo obtiene una remuneración de sueldo mínimo, o incluso, sueldos muchísimo menores.

“Si hablamos en términos de formalidad, solamente hay 23 mil venezolanos que trabajan en condiciones formales en el país, es decir, que están en planilla, que aportan a la SUNAT, eso no quiere decir que el resto de venezolanos sea gente informal, que esté fuera de la legalidad. Es gente que tiene PTP, pero trabaja por un sueldo de 800 soles, de 200 soles a la semana, por el sueldo mínimo”, expresó.

Otras cifras otorgadas por Munive Morales, responde a los profesionales que han ingresado a nuestro país. De acuerdo a su indagación, existen venezolanos con carreras profesionales que ingresaron al país, pero que actualmente no pueden laborar en su profesión.

“Hay 26 mil venezolanos que son ingenieros, 20 mil son maestros y hay 3200 médicos (…) Podemos ver en la ciudad, día a día, como los venezolanos trabajan como gente de limpieza, como mozos, pese a que llegan al país con un título de ingeniero, de economista, odontólogo, pero no pueden ejercer su profesión en el Perú, porque tienen que validar su título ante la SUNEDU, pero para validar ese documento tienen que pagar 2400 soles”, detalló.

Si bien las cifras entregadas por Munive son altas, y existe una gran posibilidad de tener más de un millón de migrantes, el sociólogo manifestó que mantiene la expectativa de que el Gobierno pueda tomar medidas de control que permitan seguir controlando esta migración, y aseguró que “no hay país en el mundo en el que la migración haya generado pobreza, lo que pasa es que el Perú es un país que no está acostumbrado al ingreso de grandes cantidades de población extranjera”.

PARLAMENTARIO ROGELIO TUCTO INDICA QUE SÍ HAY EFECTOS NEGATIVOS

“Los más golpeados son los más pobres, los informales”

El parlamentario Rogelio Tucto (Frente Amplio), cuestionó las apreciaciones positivas realizadas por el sociólogo César Munive Morales respecto de la 9nmigración venezolana. Tucto aseguró que sí se puede observar un impacto negativo en el Perú, principalmente en el sector informal, en donde los trabajadores de este sector han sido los más afectados.

“Desde la informalidad, se le está quitando el puesto laboral a los informales peruanos, y desde el punto de vista formal, le quitan trabajo a los peruanos formales (…) Los más golpeados son los más pobres del país, los informales. El vendedor ambulante, el emolientero, esas personas que venden sus productos en la calle, son los más golpeados, porque sus ventas se han reducido, y eso implica que su calidad de vida ha bajado”, refutó.

Tucto enfatizó que el sector laboral en nuestro país es el más afectado y puso como ejemplo las cifras de peruanos desempleados o que actualmente no trabajan; estas han sufrido un incremento debido a que no se han tomado medidas de control por el ingreso de venezolanos.

De esta manera, intentó descartar la afirmación de Munive, quien aseguró que “no hay país en el mundo en el que la migración haya generado pobreza”.

“La pobreza no puede verse desde un punto de vista económico, sino social. Tenemos en el país, un millón y medio de jóvenes que no trabajan ni estudian. Solamente en Lima hemos superado a los 400 mil peruanos que han perdido sus puestos laborales. Antes eran 150 mil, y ahora ha crecido ¿Eso no es pobreza?”, refirió.

Esto al margen de que muchos peruanos no han podido matricular a sus hijos en la escuela pública porque muchas vacantes han sido tomadas por los niños venezolanos, motivando que los connacionales tengan que matricularlos en colegios privados.

SEPA MÁS DE La justicia ejemplar del caso Lava Jato en Brasil

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.









Top
Alan García: “Dejo mi cadáver a mis adversarios como muestra de desprecio porque ya cumplí la misión que me impuse”

Alan García: “Dejo mi cadáver a mis adversarios como muestra de desprecio porque ya cumplí la misión que me impuse”