Transcurrieron 27 años: comandos Chavín de Huántar | Verdades y mentiras

Todo el Perú lamentó la partida del vicealmirante en retiro de la Marina de Guerra, Luis Giampietri.


Digno de orgullo lo desarrollado por los 142 comandos que ingresaron a la Embajada del Japón y liberaron a los rehenes aquél 22 de abril de 1997 al promediar las 3:23 p.m., después de varios fracasos en las negociaciones y ante la perspectiva de que por este motivo los secuestradores empiecen a negar la atención médica a los rehenes, el Gobierno tomó la decisión de enviar al Comando Chavín de Huantar.

Tras comprobar que los terroristas estaban distraídos por medio de cámaras de video introducidas de forma secreta desde los túneles y micrófonos introducidos por personal militar de sanidad por medio de los cuales se comunicaban algunos rehenes de rango militar, se decide iniciar la operación.

A las 3:23 p.m. una fuerte explosión dio inicio a la operación, con la voladura del piso del salón principal, en donde un grupo de terroristas jugaban futsal, 142 comandos irrumpieron por ese y otros accesos disparando sus ametralladoras. Todos los terroristas fueron abatidos, lo que generó entre familiares y un testigo denuncias de ejecuciones extrajudiciales por parte de los valientes comandos.

Uno de los rehenes, el magistrado Carlos Giusti, fue herido en una pierna, lo que le causo una hemorragia que le provocó la muerte; fue el único rehén muerto en la acción. Dos comandos también murieron, uno de ellos, según algunos testimonios, protegió al canciller Francisco Tudela mientras este escapaba por la azotea.

MÁS INFORMACIÓN: ¿Puede el Congreso sancionar a los miembros del JNE, ONPE y Reniec?

En ese entonces, el presidente del Consejo Supremo de Justicia Militar (CSJM) era el General EP Guido Guevara Guerra y el Vocal Instructor el General EP Raúl Talledo Valdiviezo y la Comisión Ejecutiva del Poder Judicial era presidida por David Pezúa Vivanco, a la sazón asesor del Consejo Supremo de Justicia Militar y en donde Vladimiro Montesinos manejaba a su libre albedrío el Poder Judicial (PJ).

Es así que se dirimió una contienda de competencia para juzgar a los Comandos Chavín de Huántar en el fuero militar y se dividió el proceso en dos: Los miembros del Comando Chavín de Huántar debían ser juzgados en la jurisdicción militar y las personas ajenas (es decir, lo que no eran integrantes de dicho comando) en la jurisdicción común.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) consideró nulo el sobreseimiento dictado en el fuero militar a favor de los Comandos Chavín de Huántar.

La CIDH señaló que dichos comandos debían ser juzgados nuevamente en el Poder Judicial (PJ), porque tales hechos constituían delitos comunes y no delitos militares. Conforme a esta línea jurisprudencial, dado que los Comandos Chavín de Huántar ya fueron absueltos por el fuero militar, entonces, no deberían ser juzgados nuevamente por los mismos hechos en el Poder Judicial (PJ), pues ello vulneraría la interdicción de doble juzgamiento.

Giampietri el héroe

Todo el Perú lamentó la partida del vicealmirante en retiro de la Marina de Guerra, Luis Giampietri, al ser una figura imborrable en la historia del Perú, el también exvicepresidente de la República en el segundo gobierno de Alan García es recordado como héroe en la lucha contra el terrorismo.

El héroe Giampietri se convirtió en una pieza clave en la exitosa operación ‘Chavín de Huántar’, que consiguió el rescate de 72 personas secuestradas por miembros del Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA) en la residencia del embajador de Japón. En este trágico episodio, el vicealmirante fue enlace de los servicios de inteligencia dentro de dicha casa.

En diálogo con un medio, Giampietri relató que, por su formación militar, concluyó que las fuerzas en el exterior estarían infiltrando sistemas de escucha en diferentes objetos.

Narró que un coronel, también rehén, reveló que tenía escondido un equipo viper en sus partes íntimas. Luego, trasladó la noticia al grupo de militares que se encontraban en el exterior, pidiéndoles que, si lo escuchaban, tocaran una canción. Y así fue, por lo que da inicio con facilitar todo tipo de información.

El 7 de febrero de 1997, se enviaron tres guitarras para que los terroristas las distribuyeran. La que se remitía a Giampietri contaba con una dedicatoria de su esposa para disimular. Los equipos de escucha estaban ocultos en la funda del instrumento.

El 22 de abril, en el momento del operativo, Giampietri tuvo que gritar “¡Mary está enferma!” para comunicar al “Comando Chavín de Huantar” que todas las puertas estaban abiertas y que solo un sujeto custodiaba el segundo piso.

Catorce años después del rescate de los rehenes de la residencia del Embajador de Japón, Giampietri publicóa el libro que recoge su experiencia como prisionero de las huestes del Movimiento Revolucionario Tupac Amaru (MRTA). “Rehén por siempre: Operación Chavín de Huantar” compendia el proceso de inteligencia que llevaron a cabo las fuerzas especiales nacionales para ingresar a la residencia del embajador.

Giampietri señaló también que presentó el libro a manera de respuesta a los procesos que atravesaron los Comandos Chavín de Huantar por supuestas ejecuciones extrajudiciales. Precisamente, el nombre del texto se debe a su aún intervención como testigo en estos juicios.

El primer vicepresidente de la República comentó que los emerretistas nunca pensaron que la operación de rescate sería de día. Asimismo, acotó que los camaradas Cerpa, Tito, El Árabe y Salvador decidían el movimiento terrorista. Además, un individuo que los rehenes llamaban “22” era el más agresivo de todos, incluso los amenazaba con descuartizarlos.

La Corte concluyó que el operativo se llevó de manera compatible con el marco normativo, es decir, de manera correcta a la luz del Derecho Internacional Humanitario y por lo tanto no se vulneró el derecho a la vida de los emerretistas muertos en ese contexto. Compartimos evidentemente esta conclusión y, si bien la sentencia no indica (porque no lo puede hacer) que los comandos son inocentes, queda claro que al no haber vulneración de las normas del Pacto de San José de Costa Rica no cabe en el Perú iniciar investigación o proceso penal alguno contra los comandos por los hechos ocurridos en ese contexto.

Honor y gloria a los héroes de la operación Chavín de Huántar.

 
LO MEJOR DE ACTUALIDAD: 

Humberto Abanto puso en su sitio a Jaime Chincha: «Es penoso cuando la gente no se informa»

Pataz: Ministerio del Interior toma medidas ante aumento de criminalidad

Restringen Vía Expresa Javier Prado: cuándo y en qué horarios se paralizará el tránsito vehicular

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookXInstagram, TikTok y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.