Udex y los silenciosos héroes de la pacificación

Miembros de la Unidad de Desactivación de Explosivos (UDEX) evitaron la muerte de miles de peruanos por SL y MRTA; sin embargo, su labor cayó en el olvido y la indiferencia.

Udex y los silenciosos héroes de la pacificación
  • Fecha Lunes 2 de Diciembre del 2019
  • Fecha 11:51 am

Por Ítalo Oberto-Besso.

Su silenciosa labor impidió que el número de inocentes muertes de los que se ufanaba Sendero Luminoso y el Movimientos Revolucionario Túpac Amaru fuera aún más aterrador; esta heroica tarea la realizaron los miembros de Udex, pese a que sabían que cada día de trabajo, cada misión encomendada significaba para ellos la posibilidad de que ese fuera el último día de su vida.

“El primer error es el primero”, es el lema de la Unidad de Desactivación de Explosivos (Udex) creada en 1983, para bloquear la intentona terrorista, disfrazada de autos estacionados, juguetes, sobres manila, ladrillos, para sembrar mayor muerte y destrucción y es por ello que los miembros de esta novísima unidad marcaron la diferencia en la lucha contra el terrorismo.

Su labor era tan precisa como la de un relojero. Los riesgos estaban siempre presentes en su mente, sabían que en cualquier momento su suerte podía cambiar. El efectivo Udex cumplió su misión: con pulso y concentración de cirujano se enfrentó al explosivo y en la mayoría de los casos -95% de eficiencia- logró su objetivo.

“El lema es el ‘primer error es el último’, porque realmente es así, si se distraían o se confiaban puedes explotar. Hay personal que ha perdido la vista, quedaron con lesiones neurológicas, o el caso de Manuel Valenzuela que perdió un ojo, un brazo y una pierna en una desactivación”.

Así nos comenta Luis Enrique Cam, cineasta que hoy elabora un documental, ‘Con el alma en vilo’, para rendir homenaje a estos hombres que arriesgaron sus vidas para traer un poco de paz en ese momento de locura terrorista y de muerte.

Aquellos agentes recuerdan cada misión en la que participaron. Incluso, fechas y horas exactas. Cada una de sus acciones ha quedado registrada, como si aquella que en ese momento enfrentaran fuera la última.

Así, el suboficial en retiro Choque Buenaventura Mamani prefiere no recordar en cuántas misiones un explosivo participó, pero las calcula en más de 100.
Sin embargo, tiene presente aquel 27 de julio de 1985, víspera de Fiestas Patrias, cuando debió participar en la desactivación de un coche bomba ubicado a pocas cuadras del Ministerio del Interior.

MÚLTIPLES MECANISMOS

Aquel día, Buenaventura no tenía que salir de su base en Rímac. La llamada del oficial Lecca Vargas lo llevó hasta aquella misión en la que tenían todo en contra, incluso el equipo de rayos X falló y se tuvo que descubrir el mecanismo al paso en que iban avanzando.

Los terroristas habían montado sofisticados mecanismos que permitirían que aquella bomba explotase, ya sea por la curiosidad de algún civil ante el abandono de la camioneta 4×4 en una zona residencial o de algún efectivo inexperto que se atreviera a abrir la puerta del vehículo con material de construcción.

La desactivación del primer explosivo estuvo a cargo de un oficial. Buenaventura se encargó del segundo y tercer detonante. En su interior tenía hasta tres mecanismos de encendido, y se requirieron varias horas para su desactivación. La operación se inició pasadas las 4 p.m. y la misión terminó pasada la medianoche.

“Después de superar ese trabajo, uno se pone a pensar, ¿no? Tuvimos la ayuda divina para poder sortear esas dificultades”, nos dijo.

Por razones estratégicas, la labor de estos efectivos pasó desapercibida para la población; los gobiernos prefirieron que la ciudadanía no supiera el número de explosivos desactivados  Luego, el silencio se convirtió en olvido y las autoridades obviaron del registro histórico el aporte de Udex en la derrota del terrorismo y sus miembros han sido excluidos de los reconocimientos y homenajes por parte de las autoridades.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter



Top
Fiscalía es un caos por caso Odebrecht

Fiscalía es un caos por caso Odebrecht