Voluntaria de la vacuna china Sinopharm muere por covid
A+

Por: Geraldo Capillo y Janet Leiva.

Una profesora con más de 30 años de experiencia que decidió ser voluntaria en los ensayos clínicos de la vacuna de Sinopharm contra el coronavirus, murió el pasado 25 de enero producto de una neumonía causada por la covid-19.

Mariela Zoila Vela Chicche (54) se inscribió como voluntaria en las pruebas desarrolladas por la farmacéutica china en la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH) y quedó seleccionada. Como se recuerda, el Gobierno firmó su primer contrato para la obtención de vacunas, justamente con la empresa Sinopharm.

APLICACIÓN DE DOSIS

Según su hermana, Fanny, una de las condiciones era no padecer de hipertensión ni diabetes, por lo cual Mariela Vela no tuvo problemas para participar en el proceso. El miércoles 7 de octubre de 2020, la docente recibió la primera dosis, experimentando a los días una gripe y un dolor de cabeza.

Tras reportarlo al equipo médico, se le recomendó tomar panadol e ibuprofeno y, aunque no frenó el malestar, el dolor se redujo considerablemente. Así, el jueves 29 de octubre recibió la segunda dosis. Tras ello, informó que a los malestares antes reportados se le sumaba uno nuevo: el dolor de huesos.

SITUACIÓN SE AGRAVA

Fanny señaló a EXPRESO que el equipo médico ordenó en noviembre una serie de exámenes para Mariela, pero no halló nada irregular. Incluso, en diciembre, la voluntaria acudió al hospital Marino Molina (Comas), pero tampoco hubo necesidad de otros análisis.

El 11 de enero de este año el estado de Mariela se deterioró. Fanny reveló que el equipo médico le recetó paracetamol, ibuprofeno y unos sobres con una sustancia para hacer gárgaras. Un día después se dispone una prueba de hisopado, resultando positivo, y le ordenaron que regrese a casa.

PUEDES VER| Estas son las nuevas medidas anunciadas por el Gobierno que regirán desde el 31 de enero

“NEGLIGENCIA”

“Una persona voluntaria de la vacuna estaba contagiada de covid-19 y era una oportunidad para ellos, para que vean la evolución de la paciente. Pero la regresaron a la casa. Ha sido un conejillo de Indias”, sostuvo la hermana de la víctima. Producto de esta decisión, que Fanny cataloga como “negligencia médica”, más parientes resultaron contagiados, poniendo en riesgo la vida de los adultos mayores que residen en la vivienda.

No fue hasta el 14 de enero que se autoriza el internamiento de Mariela y se le coloca oxígeno. “Me llamaron varias personas para informarme sobre su estado, pero nunca se identificaron. Me dijeron que se había descompensado por la hipertensión y diabetes que sufría, pero nunca sufrió de eso. Primero dijeron que ningún órgano estaba dañado y luego que el páncreas, el hígado y la parte neurológica estaban perjudicados. Ha sido un calvario”, mencionó.

Mariela permaneció en una silla de ruedas al no haber una cama para ella. “Mi mamá fue internada (4 días después de presentar los síntomas) y nos llamaron para decirnos que estaba estable. Luego de unos días nos dijeron que esperemos lo peor y que tal vez de esa noche no pasaba”, contó su hija Claudia Cotrina.

“Solo recibíamos una llamada diaria, era de 2 de la tarde a 7 de la noche, ningún médico se identificaba, solo nos decían somos los encargados de la vacuna o el médico a cargo de UCI”, dijo la joven.

RESPUESTA

Por medio de un comunicado, la UPCH lamentó la muerte de la docente, confirmando que el motivo de su deceso fue “una neumonía por covid-19”.

“La voluntaria fue diagnosticada y tratada desde el principio de la enfermedad, se consiguió hospitalización temprana y acceso a cuidados intensivos para ventilación mecánica. Recibió todos los cuidados indicados para tratar esta enfermedad y sus complicaciones, y estuvo luchando por su vida por más de una semana”, detalló.

PUEDES VER| Gobierno entregará bono de S/ 600 a familias vulnerables y medidas de apoyo tributario para empresas

DOBLE CIEGO

También explicaron que se aplica una estrategia “en doble ciego”. “Es decir, ni la participante ni nosotros, como universidad encargada de las investigaciones, podemos determinar qué producto de investigación recibió (si alguna de las candidatas a vacuna o el placebo)”, dijeron en un primer comunicado.

Sin embargo, anoche, en un segundo comunicado, señalaron que “el fallecimiento de la participante no tiene relación con la vacuna ya que recibió un placebo”, por lo que la UPCH mantendrá las actividades habituales de la Fase 3 de los ensayos clínicos de la vacuna de Sinopharm.

«SE ARREPINTIÓ»

Fanny relata que su hermana “se arrepintió” de inscribirse como voluntaria de la vacuna, debido a los dolores que experimentó desde que se le inyectó la primera dosis.

Los deudos no saben si recibirán una indemnización por parte de los encargados del estudio. Mariela Vela firmó el consentimiento informado que el Centro de Estudios Clínicos de la Universidad Cayetano le proporcionó para adherirse a los ensayos. El documento, al que accedió este diario, consta de nueve páginas bajo el título “Ensayo clínico de fase III, aleatorizado, doble ciego y controlado por placebo paralelo para evaluar la seguridad y eficacia protectora de la vacuna inactivada contra el SARS CoV- 2 en la población sana de 18 años a más, en Perú”.

ESPOSO GRAVE

La profesora era directora de un colegio en Ventanilla. Deja a sus dos jóvenes hijas y a su esposo, quien en estos momentos recibe oxígeno por haber contraído la covid-19.
Los ensayos realizados en el Perú están a cargo del investigador Gerardo Málaga. Las pruebas son tomadas por un equipo conjunto de las universidades Cayetano Heredia y San Marcos.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o  suscríbete a la versión digital, aquí.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de  FacebookTwitter e Instagram.