Causa indignación y cólera como la premier nos cree ignorantes, tratando de dorarnos la píldora con una serie de mentiras.

A pocos días de cumplirse un año del primer caso confirmado de paciente Covid-19 en el Perú, se registró una cifra récord promedio de decesos en febrero, al convertirse en el mes más mortal desde que llegó la pandemia al país.

Según los datos del Sistema Informático Nacional de Defunciones (Sinadef) se registró en febrero 28,662 fallecidos. Desde el 6 de marzo de 2020, fecha en la que llegó el nuevo coronavirus al Perú, los meses más difíciles de la pandemia fueron julio, con 29,428 decesos y agosto con 28,237. De esta manera febrero superó al mes de mayor cantidad de decesos promedio mensual que llegó a tener 1,024 decesos diarios.

Al primero de enero de este año, según las cifras del Ministerio de Salud (MINSA), se produjeron 49 decesos en un solo día, 569 contagiados en las últimas 24 horas y los casos confirmados se elevaron a un millón 018,099 contagiados.

Al cierre de dicho mes, los fallecidos por día se incrementaron de 49 a 155 (más del 300 %), los casos confirmados de contagiados subieron de 569 a 2,710 (es decir casi un 500 %), dando un total de un millón 142,716; en conclusión en Enero el incremento de contagiados fue de 124,617.

A febrero los fallecidos son 191 por día (36 más que en Enero) los casos confirmados en las últimas 24 horas están en 1,616 y el acumulado a febrero está en un millón 332,939 contagiados. Solamente en febrero se contagiaron 190,223, lo que demuestra un incremento a Enero en el orden de 65,606 que equivale casi a un 50 % más.

Por lo tanto lo señalado por la premier carece de veracidad y es una pena que el ministro de Salud se preste a este engaño estando de por medio la vida de los peruanos. “Desaceleración” solo cabe en la mente enfermiza de esta gente que carece de sensibilidad y empatía humana.

Decir que “Los indicadores de las últimas semanas muestran que debido a la reducción de la movilidad de la población, en los lugares de riesgo extremo, permitió que exista una ligera desaceleración en los fallecidos por Covid-19”, es una mentira, ya que todos somos testigos que la cuarentena fue incumplida por la población.

Afirmar que “Lima todavía tiene el mayor número de fallecidos si es comparado con las demás regiones, a pesar de que también muestra una cierta desaceleración”. La premier se olvida que Lima está bordeando los 8 millones y medio de habitantes de un universo de casi 33 millones de peruanos.

No se puede engañar al pueblo afirmando que “El ritmo de reproducción del virus, sigue reduciéndose lentamente desde enero a nivel nacional, pasando de 1.2 a 1.04, lo ideal es que esté menos de 1 para poder sentir que va decreciendo el ritmo de contagio”.

Lo que sí es inverosímil es que señale que con la llegada de las primeras 50 mil dosis de la vacuna de Pfizer contra la COVID-19 se podría iniciar la inmunización de las personas mayores de 60 años, sin saber que esta población es de más de 3 millones.

Decir que «Vamos a ir recibiendo cada semana durante marzo 50 mil dosis semanales hasta llegar a 200 mil, luego en el siguiente mes recibiremos 800 mil dosis y así progresivamente hasta que se completen los 20 millones».

Con todo respeto la premier no nos cree ignorantes, si tomamos como ciertas las cifras de las vacunas pasaron años para que los peruanos sean vacunados.