La decente política peruana está de duelo, partió un patriarca, partió un patricio, partió un señor de señores, su espíritu se elevó a la Eternidad, Luis Bedoya Reyes físicamente ya no está con nosotros.

Pero su ejemplo imperecedero debe y tiene de permanecer como ejemplo, como faro que alumbre nuestro caminar en la política, política que debe de encauzarse en lo que alguna vez fue, donde imperaba la ideología y la doctrina.

Don Luis Bedoya jamás abandonó el Partido Popular Cristiano (PPC) el cual fundara, chalaco de nacimiento, nació en los albores del 1900, estudió en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, graduándose de abogado. En 1944 Bedoya apoyo la candidatura de José Luis Bustamante y Rivero, siendo elegido presidente en 1945 y para 1948 convocó a Bedoya a la oficina de Prensa, dándole el cargo de Director de Informaciones.

Por segunda vez ingresaba al despacho Presidencial y justo antes de cumplir los 30 años, Bedoya tuvo una relación muy especial con Bustamante y Rivero, de enorme respeto y gran admiración y se refiere a él con estas frases: “Si grande fue su talento, mayor fue la limpieza de su conducta, retrato de una trayectoria sin sombras”.

Fue Ministro de Justicia y Culto en 1963, alcalde de Lima Metropolitana de 1964 a 1969 y miembro de la Asamblea Constituyente de 1978. Fue también candidato por el PPC a la presidencia del Perú en las elecciones de 1980 y 1985.

Como burgomaestre de Lima, su obra cumbre fue la Vía Expresa del Paseo de la República (Hoy Av. Luis Bedoya Reyes). Sofocleto, humorista peruano, le impuso el apelativo de «Tucán».

En 1978, en las elecciones para la Asamblea Constituyente, Luis Bedoya Reyes era cabeza de lista del Partido Popular Cristiano (PPC) y obtuvo la segunda votación más alta. Pese a que era el favorito para asumir la presidencia de la Cámara, declinó en favor de Víctor Raúl Haya de la Torre, líder histórico del Partido Aprista Peruano (APRA), como gesto democrático, ese solo hecho lo pinta de cuerpo entero, de su pulcritud y decencia política.

A partir de la segunda mitad de los años noventa, abandonó la conducción del Partido Popular Cristiano (PPC), siendo sus últimas intervenciones para expresar su opinión sobre la coyuntura política nacional.

El 20 de febrero de 2019, Bedoya cumplió 100 años convirtiéndose en el político vivo más longevo del Perú y de América Latina.

“Si no curamos la política, vamos a ser un país muy desgraciado”, frase del Tucán que debe repercutir en el pueblo peruano, para que esto cambie.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook, Twitter Instagram.