¿Impedirán la inhabilitación de Boluarte?

El proceso acumulativo de tensiones políticas en torno al desgobierno del prosenderismo corrupto es imparable. Según cálculos (Ana Bazo Reisman), en solo un año, cada 36 horas en promedio saltó un escándalo que manchó al Ejecutivo.

El globo reventará en algún momento y cancela la idea de que los cogobernantes aparentemente «distanciados» Castillo y Cerrón puedan quedarse hasta el 2026. ¿Dina Boluarte será el relevo que a ambos les conviene (y a quienes, como los llamados «caviares», los ayudaron a llegar al poder en 2021)?

La vacancia constitucional es la opción más rápida para desflemar a Castillo de la presidencia; pero los congresistas coordinados, los «niños», bloquean aún la opción. Es posible, no obstante, que la presión ciudadana y mayores destapes corruptos rompan este muro de contención congresal astutamente montado por los controladores internos y externos de Castillo y Cerrón.

La gran mayoría de peruanos quiere la vacancia. No desea un «adelanto de elecciones» que suponga esperar todavía más tiempo, un año más, con los putrefactos civiles, militares y policías enganchados al poder político. No parece cuadrarles tampoco la propuesta de que sea la vicepresidenta de Castillo y Cerrón la que herede el contexto. Eso solo podría garantizar una manipulación grosera de todo lo que se está presenciando; unas negociaciones bajo la mesa para alcanzar la impunidad de muchos operadores gobiernistas, incluyendo la del mismo Castillo y del exgobernador regional de Junín.

No debe olvidarse el rol que jugó Boluarte cuando siendo de «Perú Libre» -hoy «distanciada» también en otra evidente estratagema- accionó muy cómoda a favor de los planes de Cerrón y su estructura delictiva con fines políticos.

Hoy las demandas ciudadanas parecen ir proyectándose no solo en vacar a Castillo lo más pronto posible, sino en inhabilitar a Dina Boluarte antes de ello. La renuncia voluntaria de ambos obviamente es una ilusión ante la inescrupulosidad de estos actores.

Ahora con una nueva mesa directiva en el Parlamento -lamentablemente presidida por el partido de César Acuña, uno de los garantes del prosenderismo corrupto-, los entusiasmos se han encendido en algunos.

Pronto se verá si Lady Camones juega a favor de los reclamos por romper la situación de raíz: acelerando la inhabilitación de Boluarte y, en el acto, reclamando la urgente vacancia de Castillo.

De esta manera, una transición adecuada puede tomar forma y no derivar en más impunidades selectivas (o fugas vía coordinados «asilos políticos»). De asumir Boluarte la presidencia, ese será uno de los nefastos resultados, sin duda.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.