Todo hombre cualquiera sea la condición social, económica, política, cultural, ideológica y/o religiosa, desde el momento mismo que nace gracias a una mujer, ella merece respeto y consideración.

Al pueblo indocto le gusta escuchar bravuconadas y aplaude como focas, olvidándose insisto, que gracias a una mujer existen.

Sin embargo, las maneras, las formas y sobre todo el respeto parece que no está en el vocabulario de todo un maestro como dice ser Pedro Castillo, a viva voz en cuello desafiando a una mujer para que vaya a Chota, con toda su parafernalia montada en contra y la candidata a la presidencia de la República fue.

Ahora viene con la bravata de realizar un debate en el penal Santa Mónica, sabiendo muy bien que va contra el ordenamiento constitucional y jurídico, solo una mente enfermiza y un resentido social puede solicitar semejante estupidez, sus alumnos si es que dictó clases alguna vez, deben sentir vergüenza ajena, un maestro no se comporta así, un maestro es ejemplo para sus alumnos.

Una contienda electoral no es bajar el nivel de lo que debe y tiene que ser un debate alturado, en donde los simpatizantes de uno u otro lado y los indecisos decidan su voto, pero no a nivel de peleas de barracones de mala muerte o como pretende Castillo en peleas o debates callejeros. ¡Dónde estamos!

Ningún debate por cuestiones de seguridad se puede llevar en el interior de un penal, antes de vociferar que lea, que consulte, para eso tiene asesores que le dicen hasta la hora.

Es una pena el bochornoso espectáculo de todo un maestro de escuela, hechos de esta naturaleza jamás se han dado en el Perú y menos en el extranjero.

Que primero aprenda a respetar a una mujer, el hecho que sea contrincante en un proceso electoral no es para que él a título personal decida los escenarios, moderadores, temas y demás, zurrándose en sus propios representantes de Perú Libre que se vienen reuniendo con gente del Jurado Nacional de Elecciones y representantes de Fuerza Popular.

Es una pena que en vísperas del Día de la Madre, Castillo ignore que nació  gracias a una mujer y como mujer merece respeto, se puede ser incisivo, se puede ser claro pero sobre todo, señor Castillo, nunca se olvide que gracias a una mujer usted existe y como tal todas las mujeres cualquiera sea su condición merecen respeto, no son piñatas que usted puede golpear a su reverenda gana mientras sus huestes aplauden a viva voz semejante improperio.

Eso no es de hombres!!!

Causa repudio e indignación que el Jurado Nacional de Elecciones y el Tribunal de Honor del Pacto Ético que lo preside una mujer, Delia Revoredo ignoren que existe la Ley No. 31155 (Ley que Previene y Sanciona el Acoso Contra las Mujeres en la Vida Política).

Basta con leer Artículo 1. Donde se señala: “La presente ley tiene por objeto establecer mecanismos de atención, prevención, erradicación y sanción del acoso contra las mujeres, por su condición de tales, en la vida política, con la finalidad de garantizar el ejercicio pleno de sus derechos políticos y que participen en igualdad de condiciones” y el Artículo 3 “Definición de acoso contra las mujeres en la vida política: Es cualquier conducta que se ejerce contra una o varias mujeres por su condición de tal, realizada por persona natural o jurídica, en forma individual o grupal, de manera directa, a través de terceros, o haciendo uso de cualquier medio de comunicación o redes sociales y que tenga por objeto menoscabar, discriminar, anular, impedir, limitar, obstaculizar o restringir el reconocimiento, goce o ejercicio de sus derechos políticos”.

Es una vergüenza tanto el Jurado Nacional de Elecciones como el Tribunal de Honor del Pacto Ético, que ni siquiera pueden hacer cumplir la ley.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook, Twitter Instagram.