La periodista ecuatoriana Gabriela Vivanco afirmó a una radioemisora peruana que las leyes contra la prensa instauradas durante el gobierno de Rafael Correa aún siguen vigentes.

Vivanco, directora del diario La Hora de Quito, señaló que la hostilización a los medios de comunicación social desde el poder político es una «práctica muy extendida» en gobiernos de izquierda.

Los mecanismos de ataque contra la prensa empiezan con un relato que estigmatiza a los medios de comunicación social como enemigos de la sociedad y que este mensaje penetra entre una ciudadanía (no pensante) que se siente “con licencia de actuar igual que su mandatario», llevando el «discurso de odio» a agresiones verbales, virtuales y hasta físicas.

Es importante advertir a la población que estos ataques van a apuntar primero a los periodistas «y eventualmente cuando se neutralicen las voces disidentes o incomodas» con los gobiernos «van a ir por la gente». «Van a empezar a usar estos mismos mecanismos para acallar las voces que los cuestionan», apuntó.

La periodista señaló que la retórica que apela a la «voz del pueblo» para tomar decisiones contra la prensa «es un discurso muy repetido» y que en su país no se entendió que la persecución a los medios de comunicación durante los diez años de gobierno de Rafael Correa, era un mecanismo de control que jugó en contra de la libertad de los ciudadanos.

La administración de Correa empezó con la reforma constitucional y una serie de normas «que permitieron, no solo el control de los medios de comunicación social desde el punto de vista regulatorio, sino que también permitieron el control de los contenidos publicados».

Correa creó un consejo coordinador de los medios de comunicación social que abría procesos de oficio en caso de que hubiera una información incomoda al gobierno y este mismo organismo analizaba el caso, lo juzgaba e imponía las multas.

«En este punto, los medios llegaron a estar en una situación de absoluta indefensión, no había un solo mecanismo de defensa que permitiera un proceso justo para los medios y entonces se cayó en una serie de acosos financieros a través de las multas», dijo.

Indicó que, además, se instauró un sistema de publicidad estatal que solo beneficiaba a los medios de comunicación social afines al gobierno de Correa y se coaccionaba a las empresas privadas que tenían contratos con el Estado para no dar pautas publicitarias a los medios de prensa incomodos para el régimen.

El Ideario y Programa de Perú Libre (PL) elaborado por Vladimir Cerón afirma que “constituye el pensamiento ideológico, político y programático de nuestro partido”.

En el capítulo VI referido a los Medios de Comunicación afirman que: “Los ministerios de Educación y Cultura deben evaluar los contenidos de la televisión y las radios antes de la difusión”, ¡Eso es censura!

El Plan de Gobierno de Perú Libre señala que: “La SIP (Sociedad Interamericana de Prensa) redactó la famosa Declaración de Chapultepec que Ecuador se negó a firmar, pese a calumniarla como enemigo de la libertad de expresión. Correa calificó a la SIP como promotora de la nueva guerra fría, encargada del ataque sistemático-mediático, político, social y económico, para desgastar y así derrotar a los gobiernos progresistas, particularmente de Suramérica, financiada por la CIA” (simplemente ignorancia a raudales).

“Es deber del Estado socialista independizarse de esta organización que concentra el poder mediático continental para defender el poder económico de la oligarquía americana, porque saben que la guerra política hoy es comunicacional, a decir de Correa, los medios de comunicación han reemplazado a los partidos políticos”.

Correa nos recordaba que cuando llegaron los españoles a América, comenzó la colonización territorial y cultural, pero esto no sería fácil sin la participación de un aliado político, mediático y propagandístico, que en este caso fue, y sigue siendo, la Iglesia católica, mientras destruían nuestras culturas y ejecutaban a los líderes nativos, invocaban la obediencia y el bautizo, ofreciendo salvación en el cielo. En realidad, este es el poder mediático que ahora ha mutado en la SIP”.

Basta leer el Plan de Gobierno y es un calco de lo que hizo Correa en el Ecuador.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook, Twitter Instagram.