Nuevamente, el discurso de políticas del Gobierno presentado ante el Congreso no considera como prioritaria la problemática de la lucha contra la violencia a la mujer, niñas, niños e incluso de los hombres (ni figuran). Su contenido versa en aspectos que ya conocemos, que existe violencia y mujeres desaparecidas, realidad tristemente ya conocida; esperábamos que con la experiencia anterior y con más de una semana de reflexión, esta problemática tenga propuestas y soluciones concretas, sin embargo, vemos más discurso y menos acciones.

¿Es tan complicado disponer los recursos con los que cuenta el Estado para atender esta problemática? El discurso señala que la línea y el Chat 100 son servicios urgentes, estos ya lo son mucho antes que la pandemia, pero lastimosamente solo ha sido utilizado para las estadísticas pero no para analizar los puntos álgidos de la violencia y plantear propuestas de solución.

Se dice que los hogares temporales son declarados servicios de urgencia, se dice que se creó 1 refugio transitorio y se crearan 5 hogares de acogida temporal este año, sería bueno conocer donde estarán esos refugios y como se concretizaran, pues hasta ahora no se dispone a favor del Ministerio de la Mujer los bienes inmuebles y muebles incautados por delitos de corrupción y narcotráfico o, es que subastarlos es mucho más útil y, si es así, a donde se destina dichos ingresos, no se informa sobre ello.

Es considerable el aumento de más CEM en las comisarías, pero crearlo no es solo colocar un banner o una oficina con una computadora, pues el protocolo es de actuación conjunta con las comisarías, exigiendo la actuación directa de las autoridades policiales y sabemos que (sin generalizar) no ofrecen un servicio correcto ni una atención empática, incluso hay muchas denuncias en contra de algunos malos efectivos por violación y abuso de poder.

Debió incluirse en el discurso de creación de más CEM, la realización de un trabajo multisectorial consciente con el MININTER, la PNP, el MINJUS, la Defensoría e incluso la Inspectoría PNP, de la mano con un programa de orientación y sensibilización a los efectivos policiales. Asimismo, respetar laboralmente a los trabajadores del CEM (asistentes, abogadas y psicólogas), pues se conoce que muchos de ellos denuncian despidos, inestabilidad laboral, por ello es importante trabajar la motivación y estabilidad para que se desempeñen de manera óptima.

La sororidad expresada en las redes sociales sobre la situación de las mujeres desaparecidas ha logrado que se hable sobre la Línea 114, señalándose en el discurso un plazo de 40 días para tener una respuesta sobre el fortalecimiento del registro y el sistema nacional de búsqueda. Estaremos atentas cuando se emita la resolución que disponga dicha implementación, para que las miles de familias puedan empezar a contar dicho plazo con buena fe y esperanza de hallarlas.

Sabemos que esta problemática es de hace décadas, pues no se trabaja en la prevención, no se generan políticas públicas sobre la necesaria atención a la niñez y juventud, lo que venimos haciendo es dar paracetamol a la enfermedad pero no se evalúa en la extracción del tumor de la violencia. A pesar de ello, las mujeres estaremos luchando, siempre de pie como Chabelita, por nuestros derechos, hijos y familias.