La cuarentena integral terminó, dando paso a una cuarentena focalizada, llena de irregularidades, desorden, falta de información, aumento de desempleos, proliferación de ollas comunes, colapso de hospitales, falta de oxígeno y sobre todo de personas que siguen sin recibir el ansiado bono, 4 bonos por cierto, gestionados por varios sectores, haciendo de su entrega más difícil que ganar un sorteo de lotería.

A pesar de las denuncias, el Ejecutivo dice que se logrado con éxito la entrega de los bonos a más de 5 millones de hogares, habiéndose entregado casi a 2.5 millones de hogares con el bono urbano, a casi 774 mil hogares de trabajadores independientes con el bono independiente, a 980 138 hogares en pobreza extrema rural con el bono rural y un mal llamado bono universal, beneficiando a 743 702 mil hogares a la fecha, según el MIDIS.

El Gobierno informa que a fines de julio se habrá beneficiado a más de la mitad de los hogares del país, al parecer en un universo paralelo, pues muchas personas no se encuentran mapeadas en los padrones del inalcanzable SISFOH y no lograron inscribirse en el Registro Nacional de Hogares. Se ha pensado que al existir más centros comerciales, la pobreza no existía, totalmente equivocados, pues el 74% de la informalidad quienes adeudándose hacen ricos a los bancos, no están mapeados, siendo en la realidad la verdadera pobreza.

Algo se ha logrado, la inclusión bancaria universal y el registro de nuevas personas en el padrón de hogares, pero no nos olvidamos que existen 2.3 millones de desempleados y que los 760 soles recibidos ya se acabaron. No se necesitan salvavidas momentáneos sino un subsidio permanente integral y planes de reactivaciones justas.

Hace poco la Ministra Alva, en un intento de Poncio Pilatos, publicó la lista de beneficiados del Programa Reactiva, desenmascarando que estuvo dirigido a solo algunos empresarios y no a todos, es por ello que es necesario que el MIDIS publique el padrón general de beneficiados de los 4 bonos, en aras de conocer si verdaderamente llegaron a casi más de la mitad de hogares vulnerables. Disculpen la incredulidad, pero lo que más he visto son  personas necesitadas agradeciendo el apoyo civil, que personas necesitadas agradeciendo un bono.

Antes de dejar su fajín, Vicente Zeballos señaló que no habían terminado de pagar los 4 subsidios y, no por falta de voluntad, sino, porque el Estado no tiene un formato que ayude a llegar a cada familia. Eso no es buena señal. Esperamos que en la era Cateriano, sin necesidad de que pase más de 100 días, hayan aprendido la lección y aprueben un bono universal integral  y real, pues la pandemia seguirá.

Y, que emitan a la brevedad el padrón de beneficiados de todos los bonos, a fin de fiscalizar como ciudadanos y verificar que recibieron los que merecen una ayuda estatal, por ahí, nos encontramos con personas que ya no están en el mundo de los vivos o algunos que se hicieron los vivos.