Alfredo Vignolo

Acerca de Alfredo Vignolo:

Periodista; Presidente de la Fundación Ética Periodística y Presidente de la Comisión Patriótica para la Defensa del Mar de Grau.





¡Sra. Leiva lo que usted hace no es periodismo!

Existen normas morales y éticas, así como el respeto y el Derecho a la Intimidad, hay maneras de lograr rating, pero no desparramando la miseria humana.

Es una relación de pareja que queda en ese ámbito, de una pareja. A nadie le interesa lo que puede pasar en una relación de dos personas.

Si la Sra. Leiva hubiese leído la Constitución Política del Perú, el Código de Ética, la Ley de Radio y Televisión y el Pacto de Autorregulación, no debió ni siquiera hacer esa entrevista por… capítulos.

La Ley de Radio y Televisión es clara en su Artículo II, los “La prestación de los servicios de radiodifusión se rige por los siguientes principios:” inc. a) “La defensa de la persona humana y el respeto a su dignidad”.

El Código de Ética especifica que la prestación de los servicios de radiodifusión se rige por los siguientes principios (Artículo 3) inciso a) La defensa de la persona humana y el respeto a su dignidad, inc. j) El respeto al honor, la buena reputación y la intimidad personal y familiar.

La Constitución Política de Perú en el Artículo 2, inciso 7 estipula: “Toda persona tiene derecho al honor y a la buena reputación, a la intimidad personal y familiar así como a la voz y a la imagen propias…”.

La Constitución reconoce la intimidad personal y familiar, es decir que toda persona tiene derecho a tener reserva sobre su vida, la cual está protegida por el Código Civil, toda persona tiene derecho a que ni el Estado ni la sociedad puedan inmiscuirse en su vida privada sin su libre consentimiento; este derecho protege los asuntos personales y/o familiares que se quiere que estén fuera del escrutinio público (salud, vida sexual, educación, costumbres, religión, etc.).

La Constitución añade que toda persona tiene derecho a la voz e imagen propia, derechos reconocidos y ampliados específicamente en el Código Civil, el cual expresa que la voz y la imagen de una persona no pueden ser aprovechadas sin autorización expresa de ella, salvo que exista notoriedad en la persona por el cargo que desempeña o por hechos de importancia o de interés público o por motivos de índole científica, didáctica o cultural y siempre que se relacione con hechos o ceremonias de interés general que se celebren en público. Entre estas situaciones cabe mencionar aquella en que, por la notoriedad alcanzada por la persona en mérito del respaldo de la opinión pública, se presume que al buscar y requerir dicho apoyo, presta su anticipado y tácito consentimiento a la publicidad de su propia imagen, dentro de los límites de respeto a la honra.

La difusión de información, a veces de manera desmesurada e ilimitada, ha creado un conflicto entre el derecho a la intimidad y el derecho a la información. Como todo derecho tiene límites, es decir que no es absoluto, estas dos restricciones relacionadas a la persona y al interés público, son límites del derecho al honor o a la reputación, intimidad, voz e imagen, pero a la vez este derecho podría colisionar con el derecho a la libertad de información, el cual está vinculado directamente con la libertad de prensa, cuyo límite sería que dicha información NO debe atentar contra la reputación de ninguna persona sea pública o no.

¡Hay maneras más decentes de hacer televisión Sra. Leiva!





ico-blogueros-2018

Más Blogueros





Top
Papelón en reforma judicial

Papelón en reforma judicial