Luis Pardo Altamirano

Acerca de Luis Pardo Altamirano:

Licenciado en Ciencias de la Comunicación, Educador ( Lengua Española y Literatura), Promotor Cultural, Maestría en Relaciones Públicas. Articulista y Editor de Opinión, Redactor diario Expreso Web.





Conmebol: “No les interesa el ser humano sino la facturación”

  • Fecha Viernes 30 de Noviembre del 2018
  • Fecha 8:22 pm
  • Tag

De manera premonitoria (por lo hechos hoy vividos) en el 1975 se estrenó el film  “Rollerball deporte del futuro” protagonizada por James Caan y dirigida por Norman Jewison. Película ambientada en el año 2018, es decir ahora.

El argumento refiere  a las guerras de todo tipo que ahora mismo se están librando pero que a la par son la antesala de un nuevo mundo sin fronteras, sin ‘problemas’ y de mucho control.

Con la información desaparecida o manipulada, con la historia que tiende a borrarse, con la conciencia que se va difuminando, con la esclavitud perfecta que ya se aprfecia. Ese es el mensaje de esta producción establecida en un mundo globalizado, con sociedades distópicas, ficticias, no deseadas.

“Rollerball”, es un deporte fantástico, globalmente popular, alrededor del cual tienen lugar los eventos del film; similar al juego de roller derby, en el que dos equipos vestidos con armadura corporal patinan en roller skates alrededor de una pista circular, con bancos alrededor.

Es a través de la pasión por este deporte, impulsado por el sistema, que se metaforiza cual mundo perfecto o feliz, logrando que la masa no se pregunte sobre la forma de vida establecida en un nuevo Orden Mundial que no permite a nadie salirse del patrón establecido, para no afectar los intereses de dominio, económicos, gubernamentales, etc. De lo contrario, quienes no estén de acuerdo, por decirlo sutilmente… no cuentan.

Lamentablemente, después de lo vivido el pasado sábado 24 de noviembre, para la final de la copa libertadores entre River Plate y Boca Juniors (partido que se suspendió por los graves desmanes), esta joya del séptimo arte cobró vigencia, tratándose de un sistema futbolístico predominante, con una FIFA y Conmebol que siempre presionaron sin importarles el grave daño a los jugadores de Boca, al chofer del bus que conducía a los xeneises; todo a vista e impotencia de todo el mundo cuerdo vía la televisión.

Ahora, sobre esa imposición de manera intransigente, el partido -que se postergó sucesivamente para el mismo sábado y luego para el domingo- se jugará en España, zurrándose en las normas del mismo certamen, en el club afectado como institución, en el deporte que se supone simboliza el fútbol, en los hinchas de River que compraron sus entradas, en las familias que vieron con pavor el gran peligro a que se expusieron los jugadores de Boca. Burlándose de los niños que ahora verán más a este deporte como un simple fin comercial.

De allí entonces el reclamo vigente del presidente de Boca, de allí la decepción del actual DT del Real Madrid, Santiago Solari,  quien aboga por los niños; de allí el lapidario y contundente concepto del arquero José Luis Chilavert: A la FIFA y a la Conmebol no les interesa el ser humano sino la facturación. Quedando el presidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) -Alejandro Domínguez-, como lo que es. Triste realidad, se manchó la pelota. ¿Qué harán ahora los jugadores?





ico-blogueros-2018

Más Blogueros





Top
Comisión de Reforma Política: Estos serían los posibles integrantes

Comisión de Reforma Política: Estos serían los posibles integrantes