La extrema derecha ‘en línea’

  • Fecha Viernes 8 de Marzo del 2019
  • Fecha 5:09 pm

 

Valiosa la evaluación que puede encontrarse en el reciente informe sobre extremismo violento y terrorismo en línea [VOX-Pol] elaborado por la investigadora Maura Conway [Universidad de Dublín] que cubre un período de doce meses, entre el 1 de diciembre de 2017 y el 30 de noviembre de 2018.

El documento se centra en revisar las últimas ‘escenas en línea’ –desplegadas vía Internet– a las que han estado recurriendo tanto el yihadismo violento y terrorista [específicamente el Estado Islámico], como los grupos de extrema derecha y sus ‘contenidos odiosos’ hacia determinadas minorías e individuos.

La descripción sobre el influjo y la actuación digital del yihadismo violento islamista es precisa. En esencia se concluye que ésta disminuyó tanto en la producción como en la circulación de contenido [incluidos comunicados de prensa, reclamos oficiales de responsabilidad, montajes fotográficos, videos, audio, revistas e infografías], pero podría recuperarse “a corto, mediano o largo plazo”. Es decir “están abajo, pero no fuera” de circulación en sus afanes por seguir comunicándose con jóvenes –vía el ciberespacio– sin importar en que parte del mundo se encuentren. Según especialistas e informes oficiales el Estado Islámico perdió el 99,5% del territorio que controlaban en Irak y Siria, obligándose a regresar a su fase de acciones terroristas.

De otro lado, en el período señalado sí se ha detectado un incremento en las actividades digitales de extrema derecha generando cierta preocupación sobre sus consecuencias políticas. El apoyo ideológico a estas tendencias desde ciertos sectores sociales es serio y ha logrado tracción por la vía de las posturas “nacionalista, nacionalsocialista/nazi, fascista y supremacista blanco”.

Las diversas narrativas –y otros factores– han logrado incitar a muchos individuos a cruzar la línea desde las posiciones radicales a las extremistas violentas y hasta a los actos de terrorismo [desde otras fuentes se ha señalado, por ejemplo, que en los Estados Unidos estos extremismos han sido responsables de la gran mayoría de al menos 387 asesinatos de terroristas domésticos en la última década. 2018, NYT]. El ‘contenido odioso’ en línea del que han hecho uso tuvo y tiene como objetivos tanto a “personas de color, judíos, musulmanes, inmigrantes, refugiados” y mujeres, como a “miembros de la comunidad LGBTQI”.

A diferencia del yihadismo violento islámico –que actúa según centros de difusión y franquicias conexas identificables–, los escenarios de derecha extrema son más complicados de decodificar ya que no están dominados por un solo grupo. En realidad está compuesto, señala Conway, por un “desplazamiento y una superposición compleja de individuos, grupos, movimientos, partidos políticos y órganos de los medios de comunicación, tanto en línea como tradicionales”.

El ‘supremacismo de derecha’ –según lo señalan también otros estudios– se centra en ciertos sectores dentro de los Estados Unidos y se conecta internacionalmente con movimientos en Europa [sobre todo en el Reino Unido, Alemania y los Países bajos]. Su presencia en la escena digital, “está cambiando rápidamente, pero fue muy fuerte y creció en 2018”, según lo anotado por Conway. Es decir, su dinámica actual es “permanente y en expansión”.

“En 2017, se llamó la atención sobre el papel de Internet en la actividad de extrema derecha […]”. En 2018, las preocupaciones sobre las consecuencias políticas de esas actividades, “incluida la desinformación y la radicalización, se convirtieron en la corriente principal, al menos en parte debido a una serie de ataques en los EE.UU. que parecía tener importantes componentes en línea”, señala el documento.

Cabe señalar que en el informe de Conway, lamentablemente, no está presente una evaluación similar con respecto a la actividad digital y proviolentista de la extrema izquierda –incluyendo sus variantes fascistas y discriminadoras–, también con presencia e influencia en los medios virtuales y sociales norteamericanos y europeos.

Un activismo como fuente de tensiones políticas y sociales que podría incluir en su revisión a Latinoamérica y el Caribe: ahí donde sectores de izquierda llegaron a mostrar su capacidad de articularse en torno al extremismo violento y el terrorismo. Acciones que suelen justificarse e incitarse, hasta hoy, con no poca intensidad vía las redes sociales y traspasando fronteras.





ico-blogueros-2018

Más Blogueros





Top
Martín Vizcarra inicia la Reunión del Consejo Presidencial Andino [VIDEO]

Martín Vizcarra inicia la Reunión del Consejo Presidencial Andino [VIDEO]