¿Qué une a las izquierdas ‘divididas’?

Hay quienes han sentenciado que el fraccionamiento de la izquierda con miras a competir por el voto popular leresta alcance y proyección de lograr mayores espacios de poder nacional y subnacional. En realidad, eso está por verse. Es imposible predecirlo, comomucho –o casi todo– en la política.

Por supuesto que una potencial coalición que cancele las diferencias podría dar agilidad en la competencia política frente a los adversarios. “El alcance en términos electorales podría ser apabullante”, concluía un análisis de marzo de 2018 ante la pregunta a futuro de “¿Qué tan poderosa resultaría una alianza política entre la lideresa de Nuevo Perú, Verónika Mendoza, y el líder del MAS, Gregorio Santos?” [50+1 Grupo de Análisis Político]. Y es que entre ambos consiguieron ganar en 2016 en 752 distritos –de 1874– y 101 provincias –de 196– en todo el país.

Sin embargo, que las izquierdas compitan en aparente división de forma no debe dar por descontado su capacidad de aglutinar por separado, para después reunir cuando el momento lo amerite; de volver a “encontrarse en el camino”. La pregunta en todo caso va por determinar cuál sería el factor que los volvería a unificar.

Las multifacciones izquierdistas, si bien tienen coyunturales diferencias tácticas o inclusive a nivel de las estratégicas políticas para acercarse al poder, sí han mantenido un alto grado de coincidencias programáticas y discursivas de fondo.

En marzo de este año, un “estudio de convergencia de votos” en el Congreso hoy disuelto [50+1 Grupo de Análisis Político y ESAN] detectó que tanto la bancada del Frente Amplio encabezado por Marco Arana, como de Nuevo Perú liderado por Verónika Mendoza, eran las que más coincidían “en las votaciones de proyectos de ley”; esto después de que ambas bancadas se distanciaran luego de llegar juntas al hemiciclo en 2016. Es decir, ambos grupos parlamentarios de izquierda separados solo por el nombre, iban unidos en las votaciones. Una dinámica que puede replicarse fácilmente en futuros contextos que van desde los congresales hasta los de ‘conflictividad social’ pese a sus ‘confrontaciones’ internas.

Hace poco la frustrada alianza –no alcanzó al plazo legal para la inscripción– de Vladimir Cerrón con Verónika Mendoza y Yehude Simon provocó la renuncia de varios miembros del grupo mendocista de Nuevo Perú. La divergencia, aplaudida por cierto, surgió por las posiciones homofóbicas, misóginas, xenófobas y antisemitas de Cerrón. ¿Puede ahondarse este rompimiento de manera irreversible, en su totalidad? ¿Ya nada los une?

Los factores que supuestamente los separan ‘del todo’, desaparecen al observar la convergencia que sí opera en una importantísima dimensión: la económica. Es decir, en la postura contraliberal en la que coinciden –no solo retóricamente– y que explica mucho más sobre su real activismo. Y a profundidad.

Que las izquierdas peruanas vayan fragmentadas en los procesos electorales no implica un error de cálculo político inevitable. Puede ser una apuesta potencialmente exitosa, ganadora. Esa fragmentación le permite diversificar y conectarse con sus bolsones respectivos y darle tracción paralela a las ofertas extremistas y ‘moderadas’. Nada impide luego, pese a las diferencias que, por ejemplo, en los últimos días los han distanciado, realinearse en la pugna por meterle la retroexcavadora al régimen económico constitucional. Aquel aspecto vital en su tradicional narrativa.

Al parecer las izquierdas competitivas –tanto en las pulsiones electorales como en las que actúan vía los conflictos sociales y el caos como escalera la éxito–, están poniendo los huevos en distintas canastas, ecualizando sus ofertas. No será difícil después, incluso más allá del 2020, mezclarlos y romper juntos esos mismos huevos y aderezar una sabrosa tortilla ideológica celebrando una lograda Constituyente, una ‘nueva’ Constitución y un ‘nuevo’ modelo económico.

En ese escenario, el de las coincidencias económicas en pro del estatismo y el rechazo a las políticas integradoras de mercado, no habrá finalmente cortinas que los separen.

 

 





ico-blogueros-2018

Más Blogueros





Top
Hija de Keiko al TC: “¿Por qué mamá no está con nosotras si nadie la ha condenado?”

Hija de Keiko al TC: “¿Por qué mamá no está con nosotras si nadie la ha condenado?”