Alerta Informativa

Columnista - Charles Philbrook

Las dos Europas

Charles Philbrook

El euro empezó mal y acabará mal. Pienso en Italia, en Grecia… Desde un comienzo fue un proyecto político, y no lo que debió haber sido, uno económico. Cuando se debatía lo que iría impreso en la partida de nacimiento de esta nada unitaria unión monetaria, cuenta Paul de Grauwe, profesor de Economía Política en
De Alan Greenspan, expresidente de la Reserva Federal de EE.UU., de 1987 a 2006, se pueden decir muchas cosas, menos una: que sea un lunático que cree en teorías de la conspiración. Teórico o no, conspirador o no, Greenspan creía en el patrón oro antes de su nombramiento como mandamás del politburó monetario. Dejó de
Un felino que se hizo a la mar, con un motivo pero sin un destino: qué mejor manera que ésta de describir el paradójicamente prometedor y a la vez incierto futuro económico de China, a la que el “Pequeño Cabo” (para sus soldados), “Bonny“ (para los ingleses), o el “tirano Bonaparte” (para las monarquías europeas),
Sin la especulación en los mercados no habría liquidez, sin liquidez no habría mercados, y sin mercados no existiría actividad económica ni progreso posible. La especulación, en su sentido más amplio, y dentro de ciertos límites, ha jugado y continuará jugando un papel central en el desarrollo económico de la humanidad. De ser así, ¿en

1. Política