COVID desencadenó rebelión de las emociones y la cultura del naufragio
A+

POR JORGE ALANIA VERA

Para el director del Instituto Nacional de Salud Mental Hideyo Noguchi, el psiquiatra y sociólogo Humberto Castillo, la pandemia de la covid-19 está cambiando nuestra forma de pensar y de sentir, pero eso no es del todo malo sino que hay que adaptarse, señala.

Es como tener un par de zapatos nuevos, pueden doler, ser incómodos al principio, pero no hacen daño porque nos dan una comodidad y salvan una necesidad. Nos pueden salir ampollas, pero esas heridas se curan.

La clave, según el especialista, está en resistir, en “salir” a dar nuestra batalla. Se trata, arguye, de no hacerlo mucho o abiertamente, para no asumir conductas de riesgo frente al coronavirus, pero tampoco de hacerlo muy poco porque entonces nos estamos escondiendo.

SOLIDARIDAD Y ESPERANZA

En este trance, la solidaridad y el cultivo de la esperanza son muy importantes porque necesitamos desterrar la “cultura del naufragio”, es decir, la del sálvese quien pueda y promover en nosotros y en nuestro entorno la esperanza de que las cosas mejorarán.

Lea la nota completa en nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook, Twitter Instagram.