La carrera de obstáculos de Pfizer, Moderna y Sputnik V

Tanto en la prevención de la transmisión como en la duración de la inmunidad, la información en las tres marcas es desconocida.

La incansable carrera de obstáculos de las tres vacunas contra la covid-19 (Pfizer-BioNTech, de EEUU-Alemania; Moderna, de EEUU, y la rusa Sputnik V) continúa a pesar de las aprobaciones recibidas de las distintas agencias y organismos de regulación, detalla un amplio informe comparativo del portal Infobae.

Mirna Biglione, médica especialista en Alergia e Inmunología del Instituto de Investigaciones Biomédicas en Retrovirus y Sida de Argentina, y Laura Bover, doctora en Biología Celular, Oncología y Química Biológica de la Universidad de Buenos Aires, se encargaron de analizar la información que glosamos apenas en parte.

Después de constatar que están documentados los trabajos científicos en Fase III de las vacunas de Pfizer y Moderna, sin embargo eso no es público en cuanto al Sputnik V, advierten.

En cuanto a la eficacia general en la prevención de infección sintomática, a partir de los datos obtenidos del análisis de los estudios de Fase III en curso, “la vacuna de Moderna, que cuenta con una autorización de la Unión Europea (UE), de la Administración de Medicamentos y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) (…) mostró una eficacia del 94.1%, con 30,420 participantes, 8 semanas de seguimiento y aprobación al finalizar la Fase III”.

“Por su parte, la vacuna de Pfizer-BioNTech registró una eficacia de 95%, con 43,448 participantes, 8 semanas de seguimiento y aprobación definitiva al culminar la Fase III”.

En el caso de la vacuna rusa Sputnik V, fue de 91.4%, con 22,714 personas en el ensayo, 3 semanas de seguimiento, aunque tenga aprobado el acceso a datos de Fase III, pero “aún no han sido publicados en revistas científicas”, mencionaron las investigadoras.

En relación con la prevención de la covid-19 severa, la de Moderna mostró una efectividad del 97%, Pfizer 88.9% y Sputnik V 100%.

Para los casos de hospitalizaciones por el citado virus, “la vacuna de Moderna mostró un 89%, 100% de efectividad en el caso de Pfizer y desconocido en la de Gamaleya [Sputnik V]”.

¿Estas tres vacunas previenen la infección asintomática?, se interrogan. En Moderna, posiblemente, aunque hay poca evidencia, y es un dato desconocido para la de Pfizer y Sputnik V. Tanto en la prevención de la transmisión como en la duración de la inmunidad la información en las tres marcas es desconocida.

Con halo de incertidumbre, Biglione admite: “Vamos a tener que esperar un tiempo para ver cómo evolucionan los resultados de estos ensayos de Fase III en el caso de todas las vacunas, ya que cabe destacar que están aprobadas para uso de emergencia”.

Cabe precisar que hasta ahora la vacuna del laboratorio de Moderna -en Massachusetts- solo prevé su fabricación para el territorio de los Estados Unidos.

Las reacciones adversas más comunes en la aplicación en los tres casos “fueron dolor, hinchazón y enrojecimiento en el sitio de la inyección, cansancio, dolor de cabeza, fiebre, escalofríos, dolor muscular y en articulaciones, náuseas, ganglios linfáticos inflamados, síntomas seudogripales y malestar general”.

Las precauciones a tener en cuenta en la de Moderna y Pfizer son ante embarazo o sospecha del mismo en personal del área de salud con riesgo, pacientes trasplantados (órganos sólidos) y ante reacciones alérgicas previas severas (anafilaxia) a alimentos, una vacuna, o a otra medicación.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a la versión digital, aquí.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.