Carlos Morales Chávez: “En Ayacucho, el carnaval adquiere su máxima expresión»
Foto referencial: Andina
A+

Por: Sixto Sarmiento

¿El carnaval ayacuchano es el mismo de siempre?

El término apropiado es “carnaval huamanguino”, pues tiene características propias que la distinguen de carnavales de otras ciudades aun cuando tengan las mismas motivaciones. Se circunscribe a la ciudad de Ayacucho y su entorno, donde se aprecian las variantes rural y urbana. La primera con el arribo de comparsas rurales que llegan de sus lugares de origen para competir entre sí en el concurso de estas agrupaciones en forma anticipada, el cual culmina el domingo anterior al inicio del carnaval urbano en la ciudad de Ayacucho. El carnaval rural mantiene su esencia y recrea elementos propios de su zona de origen mientras que el urbano está más abierto a innovaciones en letras, melodía, expresión corporal y vestuario. En la melodía, se percibe un peligroso abandono de la esencia del carnaval huamanguino pícaro, contestatario con expresiones cortas y profusa combinación del español y quechua. En general, en lo musical se replican melodías antiguas o recientes con algunos arreglos que lamentablemente lo van desdibujando. La expresión corporal, antes espontánea, tiende a uniformizarse. El vestuario es el que ha experimentado mayores cambios acorde a la expresión corporal con una mayor diversificación de propuestas. En este sentido, la Comparsa que integro, a partir de sus bodas de plata, Cangallo Corazón, se convierte en pionera en este aspecto, al estrenar un nuevo vestuario que es replicado dotándole de mayor colorido al carnaval huamanguino.

¿Cómo nacieron las comparsas urbanas?

Las comparsas urbanas nacen en forma espontánea a partir de inquietudes familiares, gremiales, institucionales, barriales y de reuniones de amigos que apuestan por participar orgánicamente en los carnavales, casi siempre con pocos integrantes y marco musical propio, que hoy corre el peligro de mercantilizarse a partir del crecimiento exponencial de las mismas. En los últimos años se constata cada vez un mayor protagonismo de comparsas urbanas y semirrurales de las provincias cercanas a la capital departamental, a partir de la población de migrantes mayormente jóvenes que fijan su residencia habitual o arriban a la ciudad de Ayacucho con esta ocasión.

Da la impresión que se seleccionan a las bailarinas. ¿Es así?

Dentro de la estructura organizativa de las comparsas, el elemento femenino tiene ubicación estratégica y es el epicentro de la atención del público que se aglomera en la Plaza Mayor de Huamanga, sin embargo, no es un criterio que se deba tomar como regla general para optar por determinadas integrantes. Si bien algunas comparsas optan por este criterio no es una constante aplicable al universo de las mismas, éstas conservan la espontaneidad como regla principal. En algo que podemos estar de acuerdo es en la obstinada pulcritud de las damas para resaltar su belleza, con un adecuado arreglo personal, sin importar la edad de las integrantes.

¿Siempre se canta al amor?

En general, el carnaval tiene fecha movible entre febrero y abril de cada año. Coincide con el crecimiento de los cultivares y las primeras cosechas, que le da un peculiar ambiente festivo. Las principales fuentes de inspiración son los elementos de la naturaleza principalmente la fertilidad de la pachamama, así como la innata belleza de la mujer ayacuchana en general. No está exento el momento político y el accionar con visos de corrupción de las autoridades de cualquier nivel. Mención aparte es el amor y el desamor a veces con coplas repetitivas que resumen las andanzas amorosas de algunos compositores.

¿Está preparado Ayacucho para los próximos años y recibir la afluencia masiva de turistas?

El desenvolvimiento social, económico y cultural del país y de Ayacucho, está supeditado a la nueva normalidad pospandemia con algunas variantes de las cepas que no hacen presagiar buenos tiempos para los eventos masivos como el carnaval por sus implicancias sanitarias, sin embargo, los decisores políticos de la región y gobiernos locales deben repensar la oferta turística poniendo en valor los variados recursos turísticos que va de la mano con el mejoramiento sustancial de los servicios turísticos sostenibles. Un calendario turístico variado que responda al perfil del turista principalmente extranjero es lo apropiado para no tener una oferta focalizada en la Semana Santa Ayacuchana y los carnavales.

Sobre la edición 2021…

“Hasta este año en que existe la posibilidad de que no se realice, por las causas que conocemos, no se registra ninguna interrupción de esta fiesta del pueblo. Las ganas y el entusiasmo están latentes, sin embargo, se tiene que acatar las medidas de prevención dispuestas por el Gobierno, en vista del complicado panorama sanitario vigente y dejar para más adelante estos eventos, por los costos sociales que puede acarrear. Frente a este panorama las comparsas vienen alistando eventos virtuales que si bien es cierto no suplen el frenesí popular al que estamos acostumbrados, son propuestas válidas acordes con el momento actual, aun cuando el auditorio será sensiblemente menor a nivel local, pero con proyecciones positivas al mundo global”, sostuvo.

PERFIL

Carlos Rubén Morales (Ayacucho). Egresado de la Universidad Nacional San Cristóbal de Huamanga. Compositor, poeta e intérprete. Forma parte de una renovada generación de cantautores de Ayacucho.

El Carnaval ayacuchano es considerado Patrimonio Cultural de la Nación desde el 2003. La versión 2021 se transmitirá virtualmente desde el domingo 14.

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a la versión digital, aquí.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook, Twitter Instagram.