El 90% de frases atribuidas a Einsten son falsas, asegura experto
A+

El físico teórico argentino, José Edelstein, reveló que el 90% de frases atribuidas a Albert Einsten, son falsas, de acuerdo a la publicación «Einstein para perplejos» (editorial Debate), que acerca al público general las principales teorías y los «momentos estelares» de este Premio Nobel de la
física.

El libro, un conjunto de 23 ensayos, explica los hallazgos más geniales del científico alemán y al mismo tiempo relata aquellos episodios que «de alguna manera también fueron brillantes» pero abordándolos en este caso con una mirada «de costado», detalla Edelstein.

Con el fin último de «trasmitir la pasión por la ciencia», que ambos autores comparten con Einstein, en esta publicación también han procurado retratar «su pasión por la cultura y por el conocimiento en general».

Reiteradas referencias literarias a clásicos como «Alicia en el país de las maravillas», «Luces de bohemia», «La metamorfosis» o poemas de Borges -entre otras obras- les han servido como excusa para ilustrar algunas de las teorías desarrolladas por el físico alemán sobre luz, materia, energía, espacio y tiempo.

Las anécdotas que se narran en el libro adoptan además un tono «cuentístico» que se debe -según este científico argentino- a la tradición del cuento en la cultura latinoamericana.

Aunque los autores explican «grandes logros» de Einstein en la ciencia como la Teoría de la Relatividad General, el libro incluye una sola ecuación: la famosa sobre equivalencia entre energía y masa -‘la energía es igual a la masa multiplicada por el cuadrado de la
velocidad de la luz’- que consideran «una obra de arte».

A su juicio, la obra de Einstein «atraviesa toda nuestra realidad cotidiana», con lo cual «es difícil encontrar algo en nuestro entorno que no tenga nada de él», pero «una de sus mayores aportaciones a la física fue la de universalizar las teorías». Pese a que «ya se ha escrito muchísimo sobre Einstein», en esta ocasión los autores aprovechan para desmentir algunas ideas concebidas acerca de esta celebridad, si bien Edelstein insiste en
que el libro «no es ningún panegírico» ni una defensa de él.

Cada uno en un lado del Atlántico, uno en Santiago de Chile y el otro en Santiago de Compostela, estos físicos son descendientes de alemanes judíos desplazados -como Einstein- por el nazismo. Desde cada frente, ambos han repasado durante dos años la biografía de Einstein, así como las cartas clasificadas pero de acceso público que él mismo escribía y recibía «a diario», para verificar toda la información que recogen en el libro.

Entre las creencias erróneas que se contra argumentan está la de que Einstein participara en la bomba atómica, algo que el autor argentino niega rotundamente y mantiene que, de hecho, «Einstein fue uno de los pocos físicos importantes que habitaban entonces en
EE.UU. que no trabajó en el proyecto atómico». Sin embargo, «como él era la figura conocida, es a quien se echa
la culpa» y no «a todos los que sí estaban involucrados», sostiene.

EFE