El nacimiento de Jaime Romero

Artista cumple 35 años de vida dedicados a la pintura y el arte religioso.

Por Marisol Giordano Silva

Encontramos a Jaime Romero en su taller de Miraflores y conversamos sobre sus inicios de vida artística. Nos responde: “parece que fue ayer, muy rápido pasó el tiempo y recuerdo que el mes de diciembre de 1986, justo cuando terminaba mi carrera de Artes Plásticas en la Universidad Católica, y me ha sorprendido recibir el Primer Premio de Pintura Adolfo Winternitz”.

Sin embargo, la sorpresa sería mayor cuando una semana después, hace 35 años, además de recibir ese premio al mejor alumno de su promoción, le avisan que también había ganado “el Premio Anual de Pintura Paul Grinstein Colbaux – Premio de la Crítica”.

Desde entonces no han parado los éxitos, como al año siguiente, 1987, tiempo en el que el artista Romero recibió del Banco Central de Reserva del Perú la “Medalla de oro” del “Primer Salón de Pintura y Escultura de Jóvenes Artistas Peruanos”.

GANÓ LA DEVOCIÓN

Le preguntamos a Jaime acerca de cuánto le llena la pintura, pero su respuesta fue que, si bien disfruta de su profesión y vocación, “no hay nada que lo llene más que al momento de bosquejar sus recreaciones, restauraciones e instalaciones de índole religiosa”. Jaime enfatiza: “soy muy feliz cuando moldeo artísticamente la historia de Jesucristo, de los profetas bíblicos y de los santos”.

TAMBIÉN LEER: Señor de Sipán fascina a la EXPO Dubái 2020

Es ahí cuando encuentra sentido porque lo hace desde su fe y desde su amor por Jesús y María Magdalena. No por gusto, nos dice seriamente, “mi padrino de bautizo es el Santo Martín de Porres; de adolescente pertenecí a la Tercera Orden Franciscana Seglar; y actualmente lidero una Cofradía Católica dedicada a la promoción de la vida y unción de María Magdalena”.

Lea la nota completa en nuestra versión impresa o en nuestra versión digital AQUÍ.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.