ENTREVISTA CON LA AUTORA DE LA NOVELA GÉNESIS

Evelyn García: “Quería representar esa simbiosis que es el Perú”

Notable obra de escritora narra el origen cajamarquino de una saga familiar.



Génesis. Crónica de una familia (Arkabas, 2018) es una novela polifónica. Pío Bautista, el patriarca de esta saga familiar, tiene ecos de José Arcadio Buendía de Cien años de soledad, aun cuando esta novela cubre un tiempo menor, de 1872 a 1942. Aunque en el libro la libido está presente en todos los capítulos, su autora, Evelyn García Tirado, prefiere sugerir y no ser explícita con temas controversiales. Por eso no se identifica del todo con escritores como García Márquez o Bolaño, si bien reconoce su gran talento. “Me siento atraída por las historias de santos”, revela, y agrega: “Quise formar parte del instituto de la madre Teresa de Calcuta, en algún momento fui novicia”. El año 2005 empezó a recopilar información para la novela, el 2008 fue a Cajamarca para “empaparse” y el 2012 la comenzó a escribir. “Me demoré tres años escribiendo el libro y corrigiéndolo un poco más. Este proyecto me parecía crucial en mi vida, fue como la meta de mi carrera literaria”, confiesa. Y, ciertamente, los logros están a la vista.

En tu novela es notoria la mención al cristianismo y también a la religiosidad andina. Hay una suerte de sincretismo religioso, aunque predomina el mensaje cristiano.

Mi familia, mis tatarabuelos y mis abuelos han sido bastante religiosos, incluso han sido mayordomos en las fiestas patronales. Por ejemplo, en la historia que cuento sobre la estatua de san Antonio, mi abuelo la encontró cuando se quedó dormido en el campo luego de trabajar, soñó con san Antonio y luego halló esa imagen en su mano. Por otra parte, toda la zona de Huayanay está sembrada de restos de culturas preincaicas, de momias, ceramios, huacas, incluso objetos de oro, de plata. Todas esas varillas de cristal que utilizan los curanderos de Cajamarca, ellos las integran en su vida, pero no es que adoren a esos antiguos dioses como ídolos.

–Por qué Génesis, si no escribes solamente del origen, sino de más de una generación.

Este libro iba a ser de 650 páginas, sobre la generación de mi madre, de 1940 en adelante. Mi mamá murió cuando yo tenía cinco años. La tía que me crió me hablaba de mi madre y yo formé un archivo para escribir la novela de la infancia de mi madre. Pero luego se fue ampliando porque recogí datos sobre mi abuela, mi bisabuela y llegué hasta mis tatarabuelos… Todo eso se ha guardado en la memoria de mi familia. Cuando viajé a Huayanay para investigar sobre mi madre me encontré con toda esa información. Mi tatarabuelo defendió su hacienda de Shitamalca de los partidarios de los chilenos [del lado de Miguel Iglesias], porque si no quemaban su casa; tuvo que unirse a las fuerzas de Cáceres para defender su zona. Hay un río que delimita Shitamalca donde murieron muchas personas que defendieron la hacienda. Y luego conocí todo lo que perteneció a la ciudad de mi tatarabuelo. Aprendí a cocinar con leña, a ordeñar las vacas, a caminar por el campo guiándome por un río…

–Para escribir esta novela has investigado no solo la historia de tu familia sino hechos históricos como la Guerra con Chile, ¿te interesa desarrollar una literatura que une la ficción con la historia?

Sí me gustaría continuar en esa línea. Quisiera desarrollar la guerra con Chile en toda su extensión. Tengo varios documentos ya reunidos. Quizá solo podría abordar un capítulo de la guerra del Pacífico, como la campaña de Cáceres. Pero soy consciente de que sería un proyecto demasiado amplio. Cuando fui a Cajamarca investigué bastante, entré al archivo parroquial de San Marcos, allí me dieron acceso a todos los libros de bautismo y pude armar el árbol genealógico de mi familia. Luego fui al cementerio de Huayanay, porque para conocer de uno mismo tienes que saber de dónde vienes, cuáles han sido sus antepasados, dónde están sus restos. Fui a ver el lugar donde había vivido mi mamá, los restos de la casa… Fue una sensación de haber vivido allí…

–Hay escritores que se plantean la literatura como una forma de crítica de la realidad. ¿A ti te interesa simplemente contar una buena historia o te consideras una descontenta de tu entorno?

Conforme avanzas en la vida te vas desilusionando de la forma como es el sistema en sí. Cuando leo a Dickens, a Kawabata, siento que sus experiencias me sirven para solucionar lo que yo tengo por resolver. Por un lado pueda que quieras huir por medio de la ficción, pero por otro te ayuda a enfrentar la vida real.

–Usas la oralidad como una técnica narrativa, pero a la vez es un texto muy literario, en el sentido de que es muy trabajado, empleas muchas metáforas… ¿Cuál es tu lector ideal?

Cuando empecé a escribirlo quería que el lenguaje fuera el más sencillo posible para que refleje el habla de los campesinos… Es muy sencillo pero es muy fuerte… A mí me encantaría que un cajamarquino del campo me diga que no ha notado algo impostado en mi libro. Es como si estuvieras conversando con el personaje, como un testimonio. Tiene una estructura de novela de aventuras; el centro no es el personaje sino las vivencias que tiene el personaje. De alguna forma quería representar esa simbiosis que es el Perú.

ESCRITORA PREMIADA

Evelyn García Tirado es egresada de literatura de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos con estudios de arte. Ganadora del Premio Luces 2011, del diario El Comercio, a la Mejor Obra Narrativa del Año. Ha publicado Un talismán para Liu, La casa del sol naciente (Premio Luces), Thor, el poderoso dios del martillo, Pan Gu, vencedor del caos y Popol Vuh, el libro sagrado de los mayas. Pueden acceder a la novela de manera gratuita por internet: https://www.wattpad.com/user/EvelynGarcaTirado

ARTURO DELGADO GALIMBERTI









Top
Las adendas que acusan a Alejandro Toledo y a Alan García

Las adendas que acusan a Alejandro Toledo y a Alan García